Ir al contenido principal

IROHA, ARCES O POESIA


Hola de nuevo
Lo prometido es deuda así que paso a contaros algunas curiosidades del famoso poema Iroha.
Ya  contamos que se forma con todas los kunas  del alfabeto japonés. Ninguno se repite, con lo que su traducción seria más o menos El Abecedario o el ABC.



I-ro-ha-ni-ho-he-to-
Chi-ri-nu-ru-wo
Wa-ka-yo-ta-re-so
Tsu-ne-na-ra-mu
U-i-no-o-ku-ya-ma
Ke-fu-ko-e-te
A-sa-ki-yu-me-mi-shi
E-hi-mo-se-su-n'
El significado sin ser literal:
Por alegre que sea su color
(la flor)¡ay! desaparece.
¿Qué hay en este mundo
que podría durar eternamente?
Yendo más allá del hoy
El límite del mundo aparente.
Yo no veré más sueños que pasan flotando
Y no me dejaré engañar más por ellos.


En japonés, al arce se le puede denominar de dos formas Momiji o Kaede. Al arce de hojas rojas se le llama Iroha. De modo que podemos encontrar Irohamomiji  y también  Irohakaede.


Esta claro que los japoneses dan gran importancia a los arces palmatum de hoja roja ya que los llaman Iroha o lo que seria lo mismo ABC de los árboles ( ¿Será para ellos el árbol mas importante? ).

En Japón durante el otoño los japoneses dicen que van a cazar arces o momiji gari. Se pasean por los parques y jardines buscando aquellos arces con las hojas mas rojas.
Los arces tienen un significado especial. Nosotros los admiramos pero en Japón existen hasta diferentes maneras de contemplarlos.
Por Ej.;
Ura-momiji: o arces por el envés. Consiste en mirar hacia arriba y disfrutar de las hojas de los arces rojos al trasluz.




Momiji-no-nishiki : El brocado de los arces. Consiste en mirar al árbol y ver toda la gama de colores que se encuentran en las hojas al otoñar o bien cuando caen al agua.


 

Chiri-momiji : Disfrutar de las hojas caídas del arce buscando en el suelo el rojo mas intenso.



Estos cambios de coloración en la escena hacen que un jardín japonés sea exquisito.

Entradas populares de este blog

Penjing on a fungus

Hola

Hoy se me ha ocurrido hacer un penjing con unas serissas pequeñitas y unas setas tamaño familiar. Estos hongos inmensos parasitan hayas, robles... en zonas humedas. Si ellos pueden vivir sobre un árbol, esta vez les toca ser los parasitados.



Después de aplicarles un polímero para evitar la perdida de agua y el consiguiente deterioro, hemos fumigado a conciencia con un triple acción. A continuación he decidido dar la vuelta a los hongos y usarlos a modo de plataformas para hacer la plantación. 4 hongos unidos entre si con largos clavos y algún que otro alambre. Me encantan las vetas de colores que forman los bordes exteriores. Parecen cantos rodados con líneas de crecimiento. Incluso he utilizado una pequeña piedra como ápice que simula ser otra seta.


Abusar del musgo no es problema, crece libremente en las zonas más sombrías de mi bancal. Lo que me gusta de este conjunto es que todo es orgánico. Los árboles y,también el soporte donde estas ubicados. El problema es que el trabajo tendrá …

Abonado de Bonsai al límite.