Ir al contenido principal

PENJING Y FIGURITAS

Existen algunas historias o leyendas que explican la afición de los Chinos a colocar figurillas de diversa índole en los paisajes en miniatura.

Una visión de la naturaleza idílica

Cuenta la leyenda que en la época de los tres reinos ( Corea dominaba parte de China 220-265 dc. )  Quan Lo, gran aficionado a la astrología solía pasar las noches claras en vela observando las estrellas. Un día, paseando por la montaña se encontró con un joven que trabajaba sus campos.



El aspecto del joven era horrible, pálido y cansado a pesar de tener solamente 19 años.

Quan Lo aconsejo al joven regresar a casa y preparar comida caliente y vino para invitar a dos ancianos que había visto en la montaña.
Uno de los ancianos vestía una túnica rosa y miraba hacia el sur. El otro vestía de blanco y miraba hacia el norte. Ambos parecían estar jugando a algo.
El anciano de la túnica blanca observo al joven enfermo, rebusco en sus hábitos y saco un viejo cuaderno lleno de fechas de nacimiento y de muerte.


Observando la edad del joven en el cuaderno, el anciano añade un trazo con un pincel  en el pictograma  10 y la cifra 19 se transformo en la cifra 99.
Por lo tanto, Trieu Nhan viviría 99 años.

Según los relatos tradicionales, estos dos sabios representan dos grupos  de  estrellas polares en el cielo. La figura de dos ancianos jugadores de ajedrez que beben  vino es muy popular en el mundo de la penjing. Simboliza la esperanza y la longevidad.  




La figura de los dos ancianos suele colocarse en el penjing bajo un pino o al lado de una roca.