Ir al contenido principal

FLORES SILVESTRES


Hola a todos.


Hoy me apetece mucho mostraros este exlente trabajo , realizado por una de mis alumnas para la revista Bizkaia Maitea.
Revista de la Diputación Foral de Bizkaia que trata temas de actualidad e información general sobre medio ambiente y educación en la sostenibilidad, en relación tanto al ámbito de Bizkaia como al del País Vasco e internacional.

 
Texto y fotografías: Belén López Astondoa
 
Me gustan las flores silvestres. 




En esta tierra donde vivo las hay a miles. Tengo mucha suerte. A veces salgo a pasear con mi cámara y les hago fotos. Se pueden decir muchas cosas sobre ellas. Del lugar donde viven, de su morfología, de sus estrategias de reproducción, de lo que aportan a la biodiversidad, del provecho que sacamos de ellas, o simplemente podemos hablar de su magia, la magia de las flores. 






Pero no hablaré de todo eso, lo único que quiero es invitaros a dar un paseo, esta vez con otra mirada. Buscando.

De entre la variedad de especies que hay en nuestro entorno, he escogido éstas por ser las más comunes y abundantes. 




Me las encuentro cada día cuando salgo de casa, en los jardines de mi barrio, en las grietas de los muros… y si voy un poco más allá, en las cunetas de la carretera, en los caminos rurales, cerca del mar. Muchas veces las vemos y pocas nos paramos a mirarlas; otras veces ni siquiera nos percatamos de su presencia. ¿Nos falta tiempo?, ¿no nos interesan?, ¿nos parecen seres insignificantes carentes de valor?.




Yo no conozco la respuesta, lo que si sé es que si no tenemos tiempo para mirarlas mucho menos lo tendremos para aprender algo sobre ellas. Lo importantes que son para nuestro entorno, lo que ocurriría si ellas no estarían ahí, formando parte de esa biodiversidad que nos rodea. También es bien sabido que aquello que no conocemos difícilmente podemos amarlo.



Yo os propongo que empecemos desde cero, por lo más sencillo, por aprender sus nombres, sus nombres vulgares, esos que conocían nuestros abuelos y abuelas, y os invito a dar ese paseo, ese mismo que dais todos los días para tomar el aire, relajaros o hacer algo de ejercicio. 


Si vivís en la ciudad lo tendréis algo más difícil, pero no imposible. Allí reina el cemento, pero incluso allí las encontraréis en zonas verdes, en la jardineras... Si vivís en una zona rural será mas sencillo, un poco de atención, un instante de fijación y las descubriréis, porque ellas están ahí. 


Este ramillete es un regalo que he enmarcado para todos vosotros y vosotras. Lo he recogido por Getxo y sus alrededores.
¡Qué lo disfrutéis!

Entradas populares de este blog

Penjing on a fungus

Hola

Hoy se me ha ocurrido hacer un penjing con unas serissas pequeñitas y unas setas tamaño familiar. Estos hongos inmensos parasitan hayas, robles... en zonas humedas. Si ellos pueden vivir sobre un árbol, esta vez les toca ser los parasitados.



Después de aplicarles un polímero para evitar la perdida de agua y el consiguiente deterioro, hemos fumigado a conciencia con un triple acción. A continuación he decidido dar la vuelta a los hongos y usarlos a modo de plataformas para hacer la plantación. 4 hongos unidos entre si con largos clavos y algún que otro alambre. Me encantan las vetas de colores que forman los bordes exteriores. Parecen cantos rodados con líneas de crecimiento. Incluso he utilizado una pequeña piedra como ápice que simula ser otra seta.


Abusar del musgo no es problema, crece libremente en las zonas más sombrías de mi bancal. Lo que me gusta de este conjunto es que todo es orgánico. Los árboles y,también el soporte donde estas ubicados. El problema es que el trabajo tendrá …

Abonado de Bonsai al límite.