Ir al contenido principal

BONSAI AL BIES


Hola a todos.



Es martes, hace un día horrible. Agua y frío.  La semana pasada mi portátil  dio muestras de guardar mucha hostilidad. He decidido jubilarlo y comprar uno a plazos. Hasta aquí todo resulta fácil si te financian; el problema llega al tener que almacenar datos, fotos y demás en un disco duro externo y luego pasar todo al recién estrenado portátil.






Lo peor es pasar los contactos (o tengo muchos años o soy mas popular que el seiscientos) y los mails. No distingo entre importar o exportar. Estas dos palabras se intercambian entre si dependiendo donde estés ubicada. Es como Migrar pero sin pájaro.






El caso es que; he empezado por lo fácil. Organizar fotos y archivos. Me he encontrado una carpeta de fotos dadas por malas del Concurso de Alcobendas 2012.  Esto tiene una explicación. Dos personas van a una exposición. Una, disfruta charlando, viendo, comentando, parándose a cada momento. La otra, se aburre como un hongo aunque ponga buena cara y decide entretenerse con el móvil mientras avanzamos viendo bonsai.






La aficionada se frota las manos. Más fotos para poder observar en casa,  mas detalles…pero….se encuentra con un montón de fotos tomadas al bies.





Esto me ha hecho pensar.  Así que hoy voy a mirar los bonsáis al bies. Dando otra vuelta sobre ellos. Cuando buscamos el frente miramos primero la línea de tronco pero veamos también otras cosas.

Frentes diferentes si nos atenemos a su silueta, ramificación. Si hablamos de yamadori, ellos son los candidatos reales a tener múltiples frentes.  Muchas veces la falta de nebari provoca confusión a la hora de mostrar la cara más armónica del árbol.





Antiguamente los penjing se veían desde múltiples ángulos. Eran paisajes en miniatura y la gente se situaba alrededor de ellos para poder apreciarlos. Mas tarde al llegar a Japón, los bonsáis se empezaron a mostrar en el tokonoma lo que redujo las posibilidades de observación a un único zona (la parte frontal) ya que los otros tres lados eran paredes. Así se perdió la oportunidad de ver ejemplares en tres dimensiones y no únicamente en dos. 




Al ver una foto de un bonsai desde el frente fotográfico nos perdemos la tercera dimensión, la profundidad. No es igual un bonsai que una foto de un bonsai.






Hace tiempo escribí algo más sobre este tema de los posibles frentes. Si queréis repasarlo dejo el link.









Cualquier espectáculo tiene tantas caras como espectadores. Sin ir mas lejos, podemos remitirnos a Alcobendas. El bonsai académicamente solo puede tener un frente pero siempre es verdadero que puede tener muchas facetas. Resulta que la fotógrafa ha ayudado a ver otras facetas.





Ésta entrada es una de esas otras facetas.



Continuare informando de los avances con mi nuevo portátil.

Entradas populares de este blog

Penjing on a fungus

Hola

Hoy se me ha ocurrido hacer un penjing con unas serissas pequeñitas y unas setas tamaño familiar. Estos hongos inmensos parasitan hayas, robles... en zonas humedas. Si ellos pueden vivir sobre un árbol, esta vez les toca ser los parasitados.



Después de aplicarles un polímero para evitar la perdida de agua y el consiguiente deterioro, hemos fumigado a conciencia con un triple acción. A continuación he decidido dar la vuelta a los hongos y usarlos a modo de plataformas para hacer la plantación. 4 hongos unidos entre si con largos clavos y algún que otro alambre. Me encantan las vetas de colores que forman los bordes exteriores. Parecen cantos rodados con líneas de crecimiento. Incluso he utilizado una pequeña piedra como ápice que simula ser otra seta.


Abusar del musgo no es problema, crece libremente en las zonas más sombrías de mi bancal. Lo que me gusta de este conjunto es que todo es orgánico. Los árboles y,también el soporte donde estas ubicados. El problema es que el trabajo tendrá …

Abonado de Bonsai al límite.