F Diseño y cuidado de Bonsais en Bilbao. Tienda Bonsai Center Sopelana. : Bonsai y el Ingrediente Termitas

noviembre 06, 2012

Bonsai y el Ingrediente Termitas



 Hola 



Entre los trabajos que realizamos a nuestros bonsáis están la limpieza de la madera muerta. Esta tiene que estar saneada. Un exceso de agua o una plaga de termitas pueden acabar con las maderas talladas en un bonsai.
Especies de árboles como olivos, alcornoques, encinas, robles, pinos…. suelen presentar plagas de termitas en sus tejidos.
Los árboles de madera roja como enebros, secuoyas.. no son del gusto de las termitas.



En Sopelana no es muy corriente ver bonsáis con termitas pero si se ven en árboles de zonas mediterráneas que llegan al húmedo norte.
Para tallar la madera usamos gubias, fresas, herramientas eléctricas…formando venas, estrías, huecos…Es un trabajo lento. El resultado se parece a la labor que realizan las termitas en esa misma madera cuando la comen. 


Fresa Termita

Al principio puede parecer ventajoso ya que al agujerear la madera con sus mandíbulas producen formas y diseños muy naturales en los tejidos muertos, pero a la larga acaban destruyendo por completo la madera.



Pertenecen al grupo de los isópteros ( alas iguales)
Las termitas suelen alojar en su tracto digestivo a un grupo de microorganismos que ayudan a degradar y digerir la celulosa de la madera.
Cuando existe un grado de humedad adecuado, las termitas salen de sus galerías y se establecen en otro lugar tardando hasta tres años en formar una nueva colonia. 



Aparentemente no se nota nada hasta que comienzan a aparecer los residuos fecales que son pequeños montones de bolitas de madera justo debajo de un mini agujero ya que una vez que expulsan de la galería los desechos, vuelven a tapar el agujero. A simple vista es complicado detectar de donde proviene ese montoncito de serrín.
Los bichos se quedan en las galerías que horadan en la madera. A no ser que rompamos la madera, no veremos los bichos.





Las termitas se clasifican en tres grupos principales.
1.- Termitas subterráneas. Atrofian los tejidos y se van comiendo las partes del árbol a medida que se secan. Sin embargo en ciertos países usan los suelos de estos termiteros gigantes para enriquecer el sustrato de cultivo ya que al contener mucha cantidad de arcilla ayuda a aumentar el grado de retención de humedad en el sustrato.
2.- Termitas de madera húmeda: atacan maderas que se están pudriendo.
3.- Termitas de madera seca.  Suele ser el caso de nuestros bonsáis.



Las termitas mueren inyectando en la    madera  productos impregnantes que las matan.
Suelen ser muy tóxicos y los vapores pueden acabar con la parte viva de nuestro bonsai. La mejor solución es buscar los agujeros y sacar el bicho con un alambre, limpiando la galería y sellándola con masilla, resina…. Siempre debemos utilizar productos que no se dilaten ya que romperán los tejidos y provocaran grietas en la madera. También podemos inundar la galería, o untarla con un poco de vinagre o polisulfuro.



Debemos mantener la madera muerta saneada para evitar un nuevo ataque.