Ir al contenido principal

Bonsai; Higiene en el vivero

Hola a todos.


Una vez vistos los ejemplares magníficos de la Noelanders, pasaremos a charlar de algunos temas mas chacineros pero muy importantes.

En estas exposiciones “high level”, los árboles se muestran en todo su esplendor; podados, peinados y sobre todo aseados. La perfecta salud del árbol se presupone y muchas veces nos llevamos sorpresas en ejemplares de gran calidad pero, con graves  problemas de salud, debido a una atención incorrecta.





La cosa comienza por una misma así que he mirado mi propio vivero.  Intento seguir siempre unas mínimas precauciones para prevenir en mis bonsáis enfermedades y organismos indeseados.




Una regla básica y de la que se encarga Abel es limpiar y desinfectar con alcohol las herramientas de poda y transplante para evitar contagios de parásitos, esporas, hongos de un bonsai a otro. 



Si las herramientas se usan sin limpiar la posibilidad de  contagio de enfermedades a través de las cicatrices y cortes se multiplica.

Periódicamente eliminamos las hojas muertas y las agujas secas de la superficie del sustrato. La pistola de agua ayuda a eliminar los líquenes de las ramas, la suciedad debida a la polución y a los microorganismos.




Es necesario eliminar también el exceso de musgo que sube por los troncos y toda clase de organismos vegetales que invaden el sustrato.




Tenemos una zona separada del resto donde se colocan los árboles más sensibles, o aquellos a los que se les ha realizado un transplante o también a los que están sometidos a algún tipo de tratamiento. En pocas palabras: árboles sanos con árboles sanos únicamente.


  

En este vivero se trabaja con sustratos reconocidos. Las tierras de dudoso origen, los aprovechateguis de otras macetas… no se reutilizan en los bonsáis.

Cada vez que llega una nueva partida de árboles los escudriñamos con atención para detectar inquilinos indeseables, enfermedades… Esto lleva a realizar cada cierto tiempo fumigaciones controladas con fitosanitarios para evitar que el vivero sufra plagas de ácaros, pulgones, hongos….caracoles..




La utilización de fitosanitarios es cuidadosa. El exceso es contraproducente, además, de poco ecológico.

Un problema en nuestra zona es el exceso de humedad y la poca aireación. Estas dos cosas unidas son un caldo de cultivo para hongos y demás. Procuramos que las estanterías sean altas en la medida de lo posible para aumentar la ventilación y favorecer la radiación solar. Cada cierto tiempo los ejemplares se cambian de lugar para evitar fototropismos.




El material recuperado, plantones, material recién comprado no se pone a la venta hasta que se ha aclimatado de forma segura.

Pasamos algunos ratos limpiando la cal de las macetas aunque los residuos blancos son minimos ya que nuestra agua es blanda y buena.



 Pintamos las estanterías con pinturas antifúngicas para evitar la formación de flora y hongos en la madera. El suelo es de arena de sílice para que no se encharque con el riego y haga disminuir la temperatura y se barre continuamente eliminando los residuos.

Hasta la fecha me resisto a colocar malla antihierbas. Prefiero eliminar manualmente las que salen.




Los árboles siempre están a cierta altura del suelo para evitar, gusanos y chinches de la humedad en los agujeros de drenaje.

Intentamos en la medida de lo posible transplantar los árboles procedentes de china que traen ese sustrato compacto con algunos nematodos en ocasiones.




Una de las razones de que las importaciones de bonsáis se hagan en invierno es poder así , eliminar los patógenos si los hubiera gracias a que el árbol esta en el reposo vegetativo.

Dejamos para otro dia el tema seguridad en el vivero. Ya sabéis..Eso de coger los pesos con cuidado, mantener la espalda recta….En este tema ando más pez y ya me ha dado el lumbago varias veces.

Entradas populares de este blog

Penjing on a fungus

Hola

Hoy se me ha ocurrido hacer un penjing con unas serissas pequeñitas y unas setas tamaño familiar. Estos hongos inmensos parasitan hayas, robles... en zonas humedas. Si ellos pueden vivir sobre un árbol, esta vez les toca ser los parasitados.



Después de aplicarles un polímero para evitar la perdida de agua y el consiguiente deterioro, hemos fumigado a conciencia con un triple acción. A continuación he decidido dar la vuelta a los hongos y usarlos a modo de plataformas para hacer la plantación. 4 hongos unidos entre si con largos clavos y algún que otro alambre. Me encantan las vetas de colores que forman los bordes exteriores. Parecen cantos rodados con líneas de crecimiento. Incluso he utilizado una pequeña piedra como ápice que simula ser otra seta.


Abusar del musgo no es problema, crece libremente en las zonas más sombrías de mi bancal. Lo que me gusta de este conjunto es que todo es orgánico. Los árboles y,también el soporte donde estas ubicados. El problema es que el trabajo tendrá …

Abonado de Bonsai al límite.