Ir al contenido principal

Suiseki Symphony

Hola



La principal religión de Japón fue durante siglos el shintoismo. Los kami o espíritus sagrados shintoístas habitaban en la naturaleza. Todos los objetos relacionados con los elementos naturales tales como: el viento, la lluvia, las montañas, los ríos, los árboles, las rocas y las piedras eran deseados ya que los kami residían en ellos. Durante más de mil años, los japoneses consideran ciertas  piedras como objetos de veneración que aproximan a esos espíritus.


Suiseki es una palabra japonesa que se refiere a una pequeña roca que con su forma y colores nos recuerda a un paisaje o un objeto de la naturaleza (animal, persona, etc.), y que algunos especialistas en este arte consideran que procede de la expresión japonesa sansui kei-seki. La traducción literal es “piedra de agua” seguramente haciendo referencia a que la mayoría de las piedras se encontraban en los ríos.



El  suiseki es una piedra o roca que sin ningún tipo de tratamiento agresivo consigue emular en nuestra mente paisajes, objetos, animales, etc.  Es una piedra que ha pasado por sus características a ser una obra de arte hecha y fabricada en la naturaleza.



Elementos esenciales: Tamaño y forma, color, calidad y dureza, textura, edad.
Hay dos formas de exponerlo, una es en una pequeña plataforma de madera tallada especialmente para albergarlo llamada daiza. La otra es sobre una bandeja grande y plana llena de arena o de agua que nos ayuda a imaginarlo en un entorno natural.



El suiseki suele utilizarse para acompañar a un bonsaí en una exposición o como elemento decorativo en un tokonoma.
Los orígenes del Suiseki, se remontan a los tiempos de la dinastía Zhou (1122-256 A.c.) en China. Se crearon jardines en los que las piedras (pequeñas y de gran tamaño) tuvieron un papel muy importante, evocando montañas, islas y demás paisajes dentro del conjunto. Durante la dinastía Song (960-1279) se establecieron los criterios básicos y principios de catalogación. Alcanza su pleno apogeo en una autentica fiebre en el coleccionismo por parte de emperadores y funcionarios letrados.




En posteriores dinastías, tener una roca en el estudio del letrado es un elemento fundamental, equiparable al pincel, la tinta, el clásico de la poesía, o algún instrumento de música.



Fue Du Wan, gran conocedor de las piedras de la época, quién recogió en su obra “Catálogo de las rocas del bosque brumoso, Yun lin  shi pu.” todos los referentes de los Suisekis; identificación, denominación de origen, dureza, suavidad de la superficie, constitución, colorido, dibujos y el estudio del carácter, estética y poder de atracción.




No sería, hasta entrado el siglo VI, la llegada a Japón a través de Corea, de los conceptos estéticos y filosóficos por la veneración de éstas piedras. Al principio relacionado con la religión, Budistas y Taoistas. Alcanzando su máximo desarrollo con una constante filosófica y cultural a la que se sumaron artes parecidas como la ceremonia del té, el Bonsái, la literatura y la pintura.


Entradas populares de este blog

Penjing on a fungus

Hola

Hoy se me ha ocurrido hacer un penjing con unas serissas pequeñitas y unas setas tamaño familiar. Estos hongos inmensos parasitan hayas, robles... en zonas humedas. Si ellos pueden vivir sobre un árbol, esta vez les toca ser los parasitados.



Después de aplicarles un polímero para evitar la perdida de agua y el consiguiente deterioro, hemos fumigado a conciencia con un triple acción. A continuación he decidido dar la vuelta a los hongos y usarlos a modo de plataformas para hacer la plantación. 4 hongos unidos entre si con largos clavos y algún que otro alambre. Me encantan las vetas de colores que forman los bordes exteriores. Parecen cantos rodados con líneas de crecimiento. Incluso he utilizado una pequeña piedra como ápice que simula ser otra seta.


Abusar del musgo no es problema, crece libremente en las zonas más sombrías de mi bancal. Lo que me gusta de este conjunto es que todo es orgánico. Los árboles y,también el soporte donde estas ubicados. El problema es que el trabajo tendrá …

Abonado de Bonsai al límite.