Ir al contenido principal

Bonsai Lux

Hola:

El cultivo adecuado de un bonsái, pasa por vigilar las condiciones exteriores, es decir aquellas ajenas al propio árbol.
1. la luz
2. la temperatura
3. la humedad ambiental
Son los tres factores que hacen que un bonsái pueda vivir en cualquier lugar tanto exterior como interior.



Además de estos tres factores externos existen otros como el riego y el suelo con sus nutrientes.
Cuando un bonsai recibe una cantidad insuficiente de luz se manifiestan una serie de síntomas:
• Perdida de parte de las hojas interiores ya que en esas zonas la luz es escasa, las hojas mas viejas se ponen amarillas o se caen directamente de verdes.
• Los brotes nuevos crecen débiles, con un aspecto muy frágil y con entrenudos muy largos. El color verde de los mismos es muy claro, casi blanco.
• Los brotes nuevos crecen en dirección al foco de luz. En caso de ser una ventana, la brotación se dirige hacia ella.



Las plantas se consideran longidiurnas, brevidiurnas y neutrodiurnas. Los árboles del primer grupo se ven estimulados a florecer cuando su fotoperiodo es decir la duración de la iluminación diaria oscila entre las 10 y las 14 horas.
Los árboles del segundo grupo necesitan una duración de la luz por debajo de ese periodo para florecer.
Los ejemplares que pertenecen al tercer grupo no muestran una inducción clara a la floración en relación a la duración de la iluminación diaria.



Un mismo género de árboles puede tener especies con un fotoperiodo diferente. Un arce palmatum kyojime tiene un fotoperiodo bastante mas corto que un arce palmatum artropurpureum , que necesita un día largo de luz.
En general los árboles de latitudes altas son de día largo y los de zonas tropicales de día corto. En las zonas intermedias como la nuestra, la floración no se ve inducida por la duración del día sino por los periodos de sequía.



Los árboles que viven en zonas donde el verano es seco son de día largo. En cuanto el día se hace mas largo comienzan a trabajar. En zonas donde  el invierno es muy seco, los árboles son de día corto y comienzan a florecer al acortarse las horas de luz.
En esta primera parte hemos hablado de la duración del día. Ahora toca hablar de la intensidad de esa luz del día. Los árboles adaptados a vivir  a plena luz del sol se denominan heliófilos ( pinos, olmos, olivos..), mientras que los árboles adaptados a vivir en lugares de sombra o baja intensidad lumínica se denominan  esciófilos.



Algunos árboles son capaces de vivir en ambos ambientes creando hojas de dos tipos, hojas de luz (normalmente en la copa, pequeñas y compactas) y hojas de sombra (partes inferiores del árbol, mas grandes y finas).



Toda esta historieta se resume en un Ej. Un cliente me visita. Quiero un árbol para poner en mi terraza. Vivo en tal piso (alto o bajo) y orientado a tal y tal (claro, oscuro, a pleno sol, sombrío…)
Este cliente deberá elegir un árbol de alta montaña (día largo) o no (día corto). Tendremos que aconsejarle para su ubicación si lo que quiere comprar tiene hojas de sol y de sombra.




Deberemos decirle que si la temperatura de su terraza sube de 25 o 26 grados el árbol no hará nada de nada y no te digo si el pobre esta por encima de los 35. Siempre puede reducir la temperatura ventilando el lugar, mojando el suelo, disminuir la intensidad de la luz con mallas de sombreo…



Vemos que es más fácil disminuir los parámetros que aumentarlos. Para aumentar la intensidad luminosa, la duración del día…por Ej. En el interior únicamente nos queda utilizar iluminación artificial. Pero este, es otro tema