F Diseño y cuidado de Bonsais en Bilbao. Tienda Bonsai Center Sopelana. : Penjing on a fungus

octubre 22, 2013

Penjing on a fungus

Hola

Hoy se me ha ocurrido hacer un penjing con unas serissas pequeñitas y unas setas tamaño familiar.
Estos hongos inmensos parasitan hayas, robles... en zonas humedas. Si ellos pueden vivir sobre un árbol, esta vez les toca ser los parasitados.




Después de aplicarles un polímero para evitar la perdida de agua y el consiguiente deterioro, hemos fumigado a conciencia con un triple acción.
A continuación he decidido dar la vuelta a los hongos y usarlos a modo de plataformas para hacer la plantación. 4 hongos unidos entre si con largos clavos y algún que otro alambre.
Me encantan las vetas de colores que forman los bordes exteriores. Parecen cantos rodados con líneas de crecimiento. Incluso he utilizado una pequeña piedra como ápice que simula ser otra seta.



Abusar del musgo no es problema, crece libremente en las zonas más sombrías de mi bancal.
Lo que me gusta de este conjunto es que todo es orgánico. Los árboles y,  también el soporte donde estas ubicados. El problema es que el trabajo tendrá fecha de caducidad. Los hongos comenzaran a encogerse y tendré que cambiar las serissas a otro lugar, pero de momento resulta algo único  y muy original. Me recuerda a las flores y su esplendor de eso tan efímero que es la belleza.





El yesquero (Fomes fomentarius) es una típica seta de la madera que forma cuerpos fructíferos grandes, de consistencia suberosa y en forma de concha, a menudo numerosos y tenazmente adheridos al tronco. Estos cuerpos fructíferos son por arriba blancos con círculos concéntricos de colores marrón y gris, mientras que por debajo muestran poros finos y blancuzcos. 




El cuerpo fructífero crece durante algunos años, ampliando en cada temporada su borde exterior hasta alcanzar los 30 cm de diámetro o incluso más. El yesquero ataca los troncos de árboles planifolios debilitados o ya muertos, en las zonas montanas especialmente de hayas y de fresnos y olmos del bosque de ribera.





Este hongo ( kardakaia ) se utilizaba para encender el fuego ya que arde muy lentamente. Antiguamente, se celebraba un rito de bendición del fuego llevando  un hongo yesquero ardiendo  a rastras de caserío en caserío.  


Para finalizar el penjing, un poco de arena de silice para dar unas sombras a los pies del hongo y agua en el suiban.






Saludos cordiales
Beti