F Diseño y cuidado de Bonsais en Bilbao. Tienda Bonsai Center Sopelana. : Pastas selladoras para Bonsai.

noviembre 12, 2013

Pastas selladoras para Bonsai.

Hola a todos

Hoy vamos a comentar algo acerca de los mal llamados cicatrizantes. Todos los hemos usado muchas veces aunque no sabemos muy bien su composición y demás.
No voy a entrar en el tema de usar o no usar sellantes de la madera. En el bonsai hay defensores y detractores del uso de pasta selladora en los cortes de la poda. Que si la compartimentación de los tejidos, que si en la naturaleza los árboles no necesitan pasta selladora para ayudar a taponar las heridas, que si esto que si aquello.



Al hacer bonsai utilizamos técnicas y usamos productos que un árbol en la naturaleza no recibe y sin embargo medra con fuerza pero un bonsai no es un árbol en el monte. Vive en un mini ecosistema donde cualquier ligera variación de las condiciones puede dar al traste con su vida.
Por esta razón, creo que cualquier cosa que ayude a fortalecer nuestro ejemplar bienvenido sea. Éste es el caso de la pasta selladora.



Antiguamente utilizábamos pastas selladoras para cortes de poda en árboles pero presentaban problemas como un color demasiado llamativo o un exceso de alquitrán. También hay personas que utilizan pastas del tipo hágasela usted mismo, con ceras, propóleo, biopolímeros elásticos….


Yo utilizo siempre pastas selladoras japonesas. Especialmente indicadas para bonsai y niwaki. Con un color agradable y muy asequibles actualmente.
A continuación detallo las pastas de sellar más fáciles de encontrar en el mercado.


SHIN-KIYONAL
Con insecticidas y fungicidas.
Tono entre verde oscuro y grisáceo
 Se mantiene flexible,
 Se integra con el tronco de un árbol
 Fácil de aplicar
Desaparece a  medida que el callo del árbol cura


KATTO BASUTAA
Pasta selladora en tarro. Mas densa que la anterior, se aplica mojándola y formando bolitas presionando en el corte. Una vez que se ha formado el callo de cicatrización se puede retirar el residuo que queda sino se ha desprendido de forma natural.
El tarro con tapa verde es para azaleas, juníperos y pinos. Tiene hormonas de crecimiento para que la herida selle antes.
El tarro de tapa blanca es adecuado para el resto de árboles. No lleva hormonas de crecimiento.



Para un correcto sellado de las heridas debemos estar atentos a una serie de cuestiones previas:


Importantísimo elegir las fechas correctas para podar.
Todos los árboles susceptibles de llorar, emitir gomas, resinas... se deben podar un día después de un período seco (o de no haber regado).
Realizar cortes limpios sin estrías y por el lugar mas adecuado.
Posteriormente aplicaremos en la herida la pasta selladora. Es muy importante aplicar la pasta en la línea de contacto del cambium con el resto de la madera. Evitaremos la perdida de agua y la formación del callo de cicatrización que aísla la herida y la cubre. Si la pasta selladora tiene algún antifúngico mejor que mejor.



Cuanto más pequeña es la herida, la cicatrización es más fácil y se considera que el riego de pudrición aumenta considerablemente cuando los cortes exceden los 3 a 3,5 cm de diámetro.
Mejor una herida que no dos próximas. Limpiaremos para hacer una única herida aunque esta sea más grande.



Las reservas en el árbol siguen una curva anual: a fines del invierno las raicillas comienzan a absorber agua y nutrientes, las yemas comienzan a hincharse y lo brotes a expandirse. Hasta ese momento las reservas están en un mínimo (se gastaron en la brotación) y a partir de la expansión, todo el sol que captan lo utilizan para incrementar rápidamente las reservas.
El mejor momento para podar es cuando el árbol tiene altas reservas, o sea antes de la brotación. De ser necesario, la poda puede realizarse también durante la estación de crecimiento pero obviamente deben esperarse algunas semanas después de la expansión foliar.



Los peores momentos para podar son cuando las hojas se están formando ya que las reservas están en un nivel mínimo y cuando las hojas están cayendo, ya que se pierden reservas necesarias para la formación de raicillas absorbentes.
Por otro lado hay que evitar podar cuando por alguna razón se vea que el árbol tiene pocas reservas, producto por ejemplo de una gran sequía o ataque de alguna plaga o enfermedad; hay que darle tiempo para que recupere y sólo eliminarle las ramas secas o muertas.
Las podas durante la estación de crecimiento, tienen como ventaja una más rápida cicatrización de las heridas, pero también hay una mayor actividad de patógenos en el ambiente.


Cualquier herida que se produce en un árbol es cubierta por un labio que se conoce como "callo cicatrizante" y que avanza desde los bordes hacia el centro; el callo se genera por la actividad del cambium que queda vivo en el perímetro de la herida.
Hay dos principios esenciales en el cierre de la herida: y son por un lado que el cambium que rodea la herida esté vivo y por otro lado cuanto más pequeña sea la herida, más rápida será.
Cuanto más rápido cierre la herida, hay menor probabilidad de infección, aunque hay que tener en cuenta que la lesión puede cerrar pero pudo haberse originado algún proceso infeccioso.



Cuando se poda una rama, el árbol se defiende. El árbol responde a la agresión aislando el daño. Los animales ante una herida regeneran el tejido afectado, en cambio el árbol sacrifica parte de su madera dañada para proteger su salud.
Alrededor de la herida se activan células vivas que almacenan aceites, almidón y otras sustancias; éstas convierten sus reservas en compuestos que se distribuyen alrededor de la zona dañada, formando un barrera que restringe el paso de patógenos e insectos.
La presencia de un tirasavia tiene por objeto favorecer la cicatrización e impedir la proliferación de chupones o brotes.


Saludos cordiales

Beti