F Diseño y cuidado de Bonsais en Bilbao. Tienda Bonsai Center Sopelana. : 1/08/13 - 1/09/13

agosto 27, 2013

Cursos de Bonsai 2013-2014

              




agosto 20, 2013

Excursión al Amazonas

Hola.
Desde pequeña soñé  conocer el Amazonas.


Hace tiempo por estas fechas visite el Amazonas Colombiano volando a Leticia. Una ciudad a la que solo se puede llegar por avión o por el río en el barco que une Manaos con Iquitos.
Desde el aire la selva se convierte en un tapete verde y ver aparecer de repente la gran serpiente que es el río Amazonas es una experiencia única. 



Solo hay una carretera que se extiende tan solo 20 kilómetros hacia el norte del departamento. En cada uno de estos kilómetros se ubican comunidades indígenas y barrios de colonos.
Leticia esta separada de Tabatinga ( perteneciente a Brasil ) por una única calle y a Perú se cruza fácilmente con una lancha atravesando un brazo del amazonas. Uno de los días de nuestra estancia desayunamos en Colombia, comimos en Perú y cenamos en Brasil.





El paisaje que se divisa desde la lancha río arriba es todo un ESPECTÁCULO, la verdad es que el Río Amazonas tiene encanto y magia propia , es un mar de agua dulce y turbia que guarda  secretos humanos y divinos .



En el Amazonas  son típicas las Malocas: centro de reuniones, que son una especie de choza  pero el techo es de hoja Yarina.
Los indígenas fabrican diversas artesanías con una madera llamada palo sangre. Compre unos trozos y posteriormente encargamos hacer unas mesas para bonsai ya que esta madera es muy pesada y con un color particular.





El puerto de Leticia es un malecón que sube o baja según la época de lluvias. El río es capaz de bajar su nivel 5 o 6 metros con lo que llegar a las lanchas resulta difícil ya que el piso es blando. Los tablones ayudan a no hundirnos.



Poder ver delfines rosas, nenúfares gigantes dando cobertura a las anacondas , pájaros de mil colores, tormentas de rayos y truenos, árboles enormes, bromelias con flores de un tamaño descomunal… ha sido un privilegio que quedara para siempre en mi memoria.





Comer pirarucu, mambear con los indígenas en la maloca, dormir en una hamaca como si fuera un plátano, subir a los arboles para ver el techo de la selva, abrazarme a las enormes ceibas y; sobre todo nadar en el Amazonas es algo que no olvidare jamás.





Saludos cordiales
Beti


agosto 13, 2013

Una de piedras

Hola

Había una vez, en un pequeño pueblo, un granjero a quien no le alcanzaba el dinero para devolver una importante suma que le había sido prestada por un viejo usurero. El granjero tenía una hija muy bella  que despertaba todos los instintos del prestamista, éste último le propuso un trato: Le dijo que le perdonaba su deuda si él le daba a su hija en matrimonio. 



Tanto el granjero como su hija quedaron horrorizados con esta propuesta. Entonces el viejo prestamista varió un poco su propuesta sugiriendo que fuera el azar quien determinara si la propuesta se llevaba a cabo. 




Les dijo que iba a colocar una piedra blanca y una piedra negra dentro de una bolsa vacía. La chica debía sacar una de las piedras sin ver cuál estaba sacando de la bolsa. Si sacaba la piedra negra, se casaría con el viejo prestamista y la deuda de su padre se consideraría pagada. Si sacaba la piedra blanca, no tendría que casarse con el viejo. Pero, para hacer atractiva esta manera de tomar la decisión, la deuda de su padre también en este caso quedaría perdonada. 
Por el contrario, si ella rehusaba entrar en este juego, su padre sería inmediatamente enviado a la cárcel.




Siempre hablando, el viejo prestamista se agachó para recoger las dos piedras. La chica, que tenía el ojo rápido, se dio cuenta de que  había recogido dos piedras ambas negras y las había puesto rápidamente dentro de la bolsa. Pero ella no dijo nada. 



A continuación, el viejo prestamista le pidió a la chica que tomara una de las piedras que estaban dentro de la bolsa. Todo ello había tenido lugar en el pequeño camino que lleva a la puerta de la casa del granjero, que estaba recubierto por piedras blancas y negras. Imaginaros por un instante lo que hubierais hecho si hubieseis estado ahí. ¿Qué aconsejaríais que hiciera la chica ? 




Si uno analiza bien la situación, hay 3 posibilidades :
1 La chica debería negarse a sacar una piedra.
2) la chica debería sacar las dos piedras negras de la bolsa y demostrar así que el viejo había hecho trampa.
3 la chica debería sacar la inevitable piedra negra y sacrificarse casándose con este viejo repulsivo para evitar la prisión de su padre
El dilema de la chica parece que no puede resolverse de manera equitativa: si acepta la propuesta, pierde inevitablemente su felicidad; pero si la rechaza denunciando la trampa, su padre va inevitablemente a la cárcel. Pero esto es así sólo desde el punto de vista del pensamiento lógico tradicional. Piensa en las consecuencias de cada una de las tres opciones posibles. Entonces, ¿que habrías  hecho tu?.




Pues bien, esto es lo que la chica hizo : Ella metió la mano en la bolsa y sacó una cualquiera de las piedras, pero de inmediato la dejó caer al suelo sin que nadie hubiera tenido tiempo de verla, y se disculpó asustada. Esta piedra se confundió inmediatamente con los cientos de piedras negras y blancas que formaban el camino de entrada a la casa. Ay, qué torpe soy!, exclamó la chica. ¿Cómo puede pasarme algo así?.


Pero, no importa, prosiguió rápidamente. Todo tiene solución.
Se puede saber cuál es la primera piedra que saqué, sacando la que queda en la bolsa. Porque si la que queda es blanca, habré sacado la negra y si la que queda es negra, habré sacado la blanca. ¿No es así?
Le pidió al viejo prestamista que sacara la que quedaba y era negra. Por consiguiente, la primera piedra que sacó la chica no podía ser sino blanca.
Y como el viejo prestamista no se atrevió a confesar su trampa, la chica transformó una situación que parecía imposible en un desenlace muy ventajoso.



Moraleja de esta historia :
Existe une solución para la mayor parte de los problemas complejos.
El problema se presenta porque no sabemos ver las cosas desde el ángulo adecuado. 
No lo olvides. Busca siempre el Angulo adecuado incluso en Bonsai.
Un saludo
Beti