Ir al contenido principal

Laritza sin nombre propio.


Hola

El alerce es una conífera que pierde las agujas en invierno. Conocemos varias especies ;
Larix laricina
Larix decidua
Larix kaempferi..
aunque suelen hibridarse entre ellas con facilidad y llegar a dar algunos taxones con denominación propia. Es un árbol que conquista suelos y se adapta a la zona enseguida con lo que se propaga rápidamente aunque no sea propio del lugar.




Es la única conífera que pierden su follaje durante el invierno. El verde de las agujas es espectacular en primavera, brillante y chillón . En verano las agujas se vuelven verdes oscuras , amplias y sinuosas .En otoño toma un color amarillo y en invierno pierde la hoja dejando ver su esqueleto.
Es una especie que acepta las podas fuertes tanto aéreas como de raíces, cosa rara en una conífera.  Puede estar a pleno sol.  Es curioso pero le gusta tener las raíces a la sombra y la parte aérea al sol así que cuando las macetas de bonsai se calientan mucho debido al calor , las agujas de los alerces se amarronan y caen. Aguanta el frío. Vamos, una joya para el cultivo.




La corteza es rugosa, a veces se desconcha y ofrece unas texturas preciosas. Requiere suelos ácidos. No suele brotar de la madera vieja. Es una especie fácil de alambrar sobre todo a comienzos de la primavera. Si tiene verde y se alambra , el árbol puede morir. Resiste las torsiones fuertes pero hay que proteger la corteza con rafia o se marcara muy deprisa.
 Se puede transplantar antes de que broten las yemas o incluso a principio del otoño.



Los alerces tienen un patrón de crecimiento algo peculiar y necesitamos conocerlo antes de trabajar sobre ellos.
Cuando crece, lo hace en todas las direcciones así que necesitamos podar, aclarar y colocar las yemas donde sirven e interesan. Pueden alargarse un montón en cada estación de crecimiento. Tiene otra ventaja y es que los brotes se ven perfectamente cuando las agujas caen lo que facilita mucho el trabajo de limpieza y aclarado.




La copa es cónica en la primera etapa de su desarrollo ensanchándose con la edad. Las ramas principales son erectas mientras que las laterales son a menudo pendulares. Los brotes son dimórficos, el crecimiento se encuentra dividido en brotes largos (entre 10 a 50 cm de largo) con varias yemas y cortos, de entre 1 a 2 Mm de largo con una sola yema. Las piñas suelen permanecer años en las copas aunque sin semillas.



Es necesario pinzar el segundo crecimiento a finales de la primavera para fomentar la formación de nuevas yemas y para mantener el follaje compacto y lo mas cerca posible del tronco.
Los alerces europeos tienen una aguja mas larga que los japoneses. Podemos quitar las agujas viejas a finales de junio y así favorecer una nueva brotación con un tamaño de aguja mas pequeño.
En Guipuzkoa se repoblaron grandes zonas con alerces japoneses como alternativa al pinus radiata que fue afectado por las heladas en 1956,  mezclado con Fagus sylvatica para restaurar los hayedos.
Actualmente existen híbridos en Bizkaia y otras partes del País Vasco. Muchos están en manos de propietarios privados. 




Otra peculiaridad de los alerces es el color de la corteza. Muy clara en los ejemplares jóvenes y oscura y craquelada , casi negra en los ejemplares muy viejos. Los alerces pueden vivir 200 años tranquilamente.
Este articulo va acompañado de una serie de fotos realizadas sobre un alerce en cascada bastante viejo al que se le ha alambrado con un poco mas de detalle. Un par de tensores aquí y allá y listo para que forme palmas repletas de acículas en ramillete.





Saludos cordiales
Beti Andrés