F Diseño y cuidado de Bonsais en Bilbao. Tienda Bonsai Center Sopelana. : 1/02/14 - 1/03/14

febrero 25, 2014

Corazón de Haya


Hola


Aquí estamos otra semana, otra historia.
Hoy toca contar la historia de una fagus crenata que en su día era una joyita. Una conicidad espectacular, una base de raíces envidiable, unas ramas en su lugar justo, el color blanco de la corteza era la comidilla de sus congéneres. La hojita empezaba a disminuir de tamaño y la densidad era aceptable. Todo parecía ser una historia de cuento de hadas donde el haya se casa con su príncipe o princesa.



Era tan bonita que haciendo grandes esfuerzos se compro en Japón y se trajo a este país, para que su dueño la encontrara. Su primer destino fue un lugar poco adecuado. Mucho calor, mucho sol, poca orientación norte.
Al principio parecía todo sano y en su sitio. El propietario se  preguntaba porque el árbol tenia alguna rama podada que hubiera parecido adecuada .


Paso su etapa de aclimatación y secó una rama y luego otra y otra mas y quedó en el estado actual. Sin rama trasera. Todo el dorso del árbol parecía un páramo desierto, sin una hoja que diera sombra a esa zona.
En este momento llego a su segundo destino: Un lugar húmedo, templado y bien orientado.
Entonces llego el análisis de porque.


¿Calor y poca humedad?
No parecía la respuesta, no se veían estrías en la piel producto de una contracción brusca de los tejidos debido a la falta de agua.
Recurrimos a la explicación número UNO cuando no se tiene explicación. HONGOS. Si me equivoco, siempre puedo recurrir a la explicación número 2; OTROS HONGOS.




Notábamos pequeños orificios con madera podrida en ramas que comenzaban a verse afectadas. Volvimos a abrir las cicatrices dejadas por ramas anteriormente muertas y EUREKA, eran hongos.
Un color oscuro en los tejidos interiores de las heridas nos mostraron la respuesta.



El haya es un árbol que se caracteriza por tener el duramen del mismo color que la albura. Esto se debe a que en las hayas no se producen las transformaciones de la madera que acompañan siempre a la formación del duramen en otras especies.
Sin embargo es habitual ver cortes de hayas con zonas mas oscuras o incluso rojas en el centro del corte.


Esta zona es lo que se llama falso duramen o corazón rojo de las hayas.
Esta coloración se debe a los micelios de algunos hongos . Al verse infectada , el haya deja de subir savia por esa zona de los tejidos mas afectada. Se interrumpe el intercambio de nutrientes y la rama acaba muriendo de podrida o completamente necrosada. Esas ramas afectadas contagian a las demás  ya que la enfermedad penetra a través de heridas, cicatrices mal cerradas y pudriciones.
El falso duramen únicamente aparece en zonas de la madera del interior, por eso el tejido cicatricial que había crecido por encima del problema no parecía estar afectado.


El siguiente paso fue proteger y alambrar una rama del costado y enviarla a la trasera para que diera algo de profundidad al conjunto. Me plantee la posibilidad de cambiar el frente justo al lado contrario pero eso suponía inclinar el árbol para evitar su caída hacia atrás dando lugar, a que las raíces no entraran  en la maceta. Además el nebari por esa parte era peor.
Después limpiamos bien las partes afectadas  y aplicamos pasta selladora a conciencia.



La formación de la ramificación será un paso posterior. Bajare las ramas y formaré algunos volúmenes a medida que se recupere. Alguna rama del ápice pasara a ser rama frontal y alguna otra que deje mas larga servirá para injertar ramas en las zonas mas afectadas. Intentar que broten nuevas ramas es una tarea difícil en un haya. Caprichosas que son ellas.



Después de esta labor nos dedicamos a las raíces. Ya veis lo descompensadas que estaban. La zona del frente donde el árbol no ha perdido ramas estaban mejor que la zona de atrás donde las ramas habían ido muriendo una a una.
Quitamos tocones medio muertos, rebajamos muñones y bañamos las raíces durante un buen rato en una solución de talosint, fungicida sistémico de amplio espectro.
Desinfectamos la maceta y transplantamos de nuevo con akadama de grano medio y un 10% de pomice.

Después de un buen riego es importante la ubicación. Noroeste con la parte de las raíces mas afectadas orientada a la zona donde mas incidan los rayos del sol.
Para este trabajo he contado con la ayuda inestimable de J.Alfonso alias Issey autor del blog
Pasión por mis bonsáis .


Vino a por un saco de akadama y se quedo tres horas para ayudar. Podéis ver lo orgulloso que luce con el trabajo terminado. A él le encanta posar jeje.

Saludos cordiales
Beti Andrés

febrero 18, 2014

Bonsai Emprendedor



Hola

Hoy en día se estilan todas las cosas en cantidades mínimas. Coches pequeños, cuerpos delgados, asistencias esporádicas a los restaurantes… En fin que os voy a contar que no sepáis todos.
La famosa frase de apretarse el cinturón va a  conseguir obtener ejemplares con 10 o 20 cm menos de altura media. A mas ahorro, menos calidad.


Todos nos vemos obligados a reinventarnos aunque  mas que inventar algo nuevo lo que hacemos es; aprovechar al máximo  las cosas, las oportunidades.
Como podéis ver, cualquiera con un  léxico pasable puede ser tertuliano de la sexta columna o de AR o de yo que se. Además de saber expresarse se exige buena presencia y poco más.



Esto me recuerda a alguien de mi familia. Dos amigos. A uno le llamaban el tío Planes y al otro el tío Leyes. Su trabajo en la mayoría de las horas del día consistía en sentarse a la sombra y hablar y hablar… Esto se hace así, la ley dice esto, usa aquello….Bueno tertulianos sin cámaras; de los de antes. Pasar a la acción era para ellos, poco menos que pertenecer a los boinas verdes así que su vida transcurría placida, discutiendo con todos los vecinos porque no hacían las cosas como decían “según ellos”.



En estos tiempos; Unos dicen, cuentan, discuten, opinan mayoritariamente políticos y demás familia y otros; la mayoría sufridora y afectada, trabajadores de a pie, autónomos...pasan a la acción, se vuelven emprendedores. Aimsss! que palabra más elegante. Emprendedor en la mayoría de los casos no significa tener una idea y ponerla en practica con ayuda de los que normalmente solo hablan. Emprender significa hoy en día volver a empezar, buscar la manera de mantener tu actividad, de dar una respuesta a tus clientes, de buscar nuevas actividades dentro de tu gremio que hagan posible soportar la cantidad de cargas fiscales y de otra índole.




Ay Ama, que perorata. Toda esta tremenda introducción para hablar de una actividad necesaria aunque lenta. Eso si, muy barata.
Me refiero a la multiplicación mediante esquejes. Esta modalidad de reproducción aprovecha una particularidad de las plantas llamada totipotencia, es decir la capacidad de cada célula de la planta de reproducir un individuo completo.




Los esquejes mas adecuados para bonsai son los semileñosos y leñosos, los primeros mas adecuados para coníferas y los segundos para caducas.
Semileñosos: se aprovechan las zonas donde el árbol crece y se cortan en época de calor y poca lluvia, de junio a septiembre. Longitud entre 10 y 15 cm. Corta por debajo de una yema y retira las hojas inferiores y las hojas de la punta. Introduce el esqueje hasta la mitad en el sustrato. El sustrato será un medio firme y muy drenante a la vez.
Una vez agarrados aplicaremos fungicidas si es necesario y pasaremos en primavera a maceta individual.




Leñosos: mas difíciles de enraizar pero resisten mas el desecamiento y no decaen tan fácilmente. Se eliminan todas las hojas. Los esquejes leñosos se extraen entre los meses de octubre a marzo cuando la planta esta en reposo. La extracción se realiza de las zonas de las plantas madres que crecieron el año anterior. Se cortan varas de 15 a 40 cm de largo justo por debajo de una yema y procuraremos escoger esquejes con los entrenudos cortos. Si el ejemplar tiene hojas eliminaremos las de la parta basal. Sustratos idénticos a los del caso anterior.




En ambos tipos de esquejes podemos utilizar, bioestimulantes de la raíz, hormonas de enraizamiento….
Evitaremos por todos los medios la falta o el exceso de agua ya que los esquejes morirán.
En poco tiempo veremos crecer nuestras plantitas. Sacaremos una por una del sustrato y las colocaremos en macetas individuales o en coladores. En ese momento si el esqueje tiene suficientes raíces para sobrevivir les aplicaremos el primer diseño. Con alambre daremos forma al tronco con curvas ligeras evitando que sean simétricas.




Cuando los esquejes han enraizado deben abonarse como al resto de los árboles. Dosis adecuadas, es decir, poco y a menudo. La concentración de nutrientes puede ser ligeramente más alta para que el crecimiento y engorde se acelere.




Solo me resta pedir disculpas por  parecer una tertuliana. Además de opinar y  hacer de “ Tolosa” o lo que es lo mismo un tooo lo sabe,  paso a la acción emprendiendo un plan de esquejado en toda regla.

Saludos cordiales
Beti Andrés

febrero 11, 2014

Azotado por " los vientos "


Hola


Nunca mejor dicho. Azotado por los vientos. Este es el estilo de bonsai más popular de este año. Mes y medio soplando el viento con ráfagas intensas casi huracanadas nos sugieren las formas más idóneas para diseñar nuestros bonsáis en el hasta ahora denostado estilo.



La mayoría de los ejemplares buenos en el estilo azotado por el viento son de origen chino. Esto tiene su explicación. En primer lugar, este estilo es idóneo para caducas y frondosas, no tanto para coníferas. Las formas de las coníferas nos dan la sensación de lo que el viento ha producido en ellas, pero su follaje no nos da la sensación de estar moviéndose en el momento que sopla el aire. Son ideales los árboles de hojas anchas, con mucha ramificación secundaria y un crecimiento más bien lento. En segundo lugar, la mejor manera de conseguir en el follaje esa sensación de movimiento es podando y pinzando sin parar. El alambre pasa a un segundo plano.


Este estilo no consiste como la mayoría piensa en colocar toda la vegetación hacia un lado como si el viento pegara del lado contrario. La disposición de las ramas debe dar la sensación de que el bonsai se encuentra en medio de un viento que sopla uniformemente con lo que el follaje será mas estático  o bien que justo ene se momento esta soplando el aire con lo que el verde será mas desfilado y dinámico.


Cuando observamos los árboles de zonas ventosas vemos que su crecimiento esta mediatizado. Son árboles más bien bajos y gruesos, con las puntas de las ramas superiores ligeramente hacia arriba.
  • Una suave brisa favorece los intercambios gaseosos y, con ellos, la fotosíntesis de las plantas. 
  •  Sin embargo, un viento excesivo tiene un efecto desecante ya que incrementa mucho la transpiración. Bajo sus efectos las plantas se ven obligadas a cerrar los estomas para evitar la deshidratación lo que bloquea la fotosíntesis. 

El viento también actúa de forma indirecta en combinación con los demás elementos del clima exagerando o disminuyendo sus efectos. Así, tanto el frío como el calor son más difíciles de soportar cuanto más intenso sea el viento. Es lo que llamamos sensación térmica.


El viento pierde fuerza muy rápidamente cuando hay vegetación o por fricción con la superficie del suelo. De ahí que sus efectos aumenten con la distancia al suelo y que las partes más altas sean las más expuestas.  Las plantas muy sometidas al viento tienden por ello a adquirir un porte menor  y aerodinámico (aspecto rastrero, formas redondeadas), a adquirir diversos mecanismos que las hacen aptas para soportar sus efectos como puede ser un sistema radicular muy desarrollado.




Los árboles mal adaptados al viento fuerte o que viven cerca del litoral adquieren una silueta disimétrica llamada “en bandera”. Árboles con el crecimiento como una bandera que ondea en el viento, con las puntas de la tela hacia arriba.
En nuestro bonsai, al colocar las puntas de las ramas hacia abajo inducirá a pensar en un viento más suave.
En un azotado por el viento las formas que toman el tronco y las ramas parecen antinaturales y contrarias a lo que seria el equilibrio y la gravedad.



Éstos son algunos puntos importantes para los bonsái barridos por el viento: Tomado del libro de Robert Steven.
1. Cuanto más fuerte sople el viento, más ramas, y ramitas de la parte superior del árbol, crecerán hacia arriba, como una bandera. 


2. Para representar un viento que sopla suavemente, las ramas se inclinarán hacia abajo, en este caso, las ramas no deben tener demasiado movimiento, ya que suponemos que el viento suave no tiene la fuerza suficiente para mover las ramas, a excepción de unas pocas ramas secundarias y ramitas finas. 


3. No pueden haber ramas que crezcan en contra del viento, pero debe haber un giro drástico en estas ramas, creado preferentemente con la formación de las ramas por el pinzando repetido de los brotes con tijeras. Este giro debe reorientar las ramas en favor del viento, inclinándolas al mismo tiempo hacia arriba. Las puntas de cada rama deben crecer más altas que las de la rama anterior. De hecho, este es el punto clave para sugerir el efecto de un viento que sopla con fuerza. Esto se debe al carácter del viento, que tiende a tirar de los objetos hacia el cielo. 



4. El follaje no debe ser demasiado denso, sino más bien claro, sobre todo en las puntas de las ramas (mantendremos las ramas delgadas y bastante largas). Esto se hace para que la construcción y el carácter de las ramitas se vean claramente y su movimiento sea evidente.



5. Para mejorar la imagen del conjunto, utilizaremos una maceta poco profunda y larga, para evocar mejor la imagen del medio ambiente en el que vive el árbol. Cuando se utilicen hierbas como elemento de adorno, debemos ser muy cuidadosos; gramíneas que no den impresión de movimiento son contraproducentes en un paisaje que intente representar, vientos fuertes y continuos. 




Como podéis imaginar, este artículo tiene mucho que ver con la climatología que me toca padecer casi a diario desde hace 2 meses.


Saludos cordiales
Beti Andrés