F Diseño y cuidado de Bonsais en Bilbao. Tienda Bonsai Center Sopelana. : 1/12/14 - 1/01/15

diciembre 30, 2014

Urte berri on - Feliz Bonsai 2015



Únicamente desearos Feliz Año Nuevo. Nada de cosas que prometo hacer con el nuevo año, nada de cosas que he hecho durante todo el 2014. Buenos propósitos y demás.
Nada de nada.

Cuando se presente la ocasión y, seguro que a lo largo del año habrá muchas, procurare recordar que: 
La virtud es siempre el punto intermedio entre dos vicios.

Una frase de Aristóteles cargada de razón.

Saludos cordiales
Beti Andrés

diciembre 23, 2014

Bonsai Diciembre 2014



Añado un video de la estancia de Taiga Urushibata en Bonsai Center Sopelana. El prefiere que sus trabajos permanezcan en el recuerdo de los presentes. Creo que le pasa un poco como a mi.

Ahora me muestro y ahora me oculto y ahora me muestro y me oculto a la vez.
El caso es que ; en Alcobendas le mostre el video realizado por David y le encantó, debe ser porque el punto de vista es diferente. Taiga-san me insistió para que lo mostrara. Asi que despues de pedir los permisos pertinentes , aqui esta.




Saludos Cordiales
Beti Andrés

diciembre 16, 2014

La leyenda de las flores de cerezo.



Hola

Llega la Navidad.  Hoy os dejo un cuento japonés precioso. Narra la leyenda de los Sakura o flores de cerezo  (prunus serrulata). Lo mismo hay suerte y nos toca la lotería y podemos ir a ver como florecen.
Sakura, era una joven japonesa de mirada inquieta que vivía feliz mente casada con su esposo Makoto, vivían en la región de Yoshino, en un pequeño pueblo llamado Hitome Senbon. Sakura y Makoto se conocieron a escasas semanas de su enlace, pues los padres de ambos habían acordado que cuando sus hijos cumplieran la edad de 20 años, se casarían como unión de las dos familias.
Cierto día el imperio japonés mando reclutar a los mejores samuráis sin importar su edad, ni lo viejos que eran. Una mañana, con la salida del sol, un enviado de la guardia real, llamo a la puerta de la casa de la pareja solicitando la presencia de Makoto en el ejército real, por lo que Makoto tenía que marchar a la guerra.



Sakura no le amaba, pero entristeció al saber la noticia, el iba a marcharse y a dejarla sola, jamás había estado sola, ni siquiera cuando era una niña y sus padres partían a recoger seda.

A la mañana de partir, Makoto le regalo a Sakura una simiente de un peculiar árbol llamado cerezo y partió con los demás con la promesa de que regresaría antes de que el cerezo empezara a tener flores.
Fueron los días mas largos que ella había conocido, se sentía muy sola, y los días se transformaron en meses, y los meses en años. Pero ella, todas las mañanas al despertar el sol, salía a ver como cada día, el blanco de las flores, abrigaba cada vez mas al cerezo. Sakura acepto, que Makoto jamás regresaría. 


Un día, llego un muchacho al pueblo en busca de trabajo. Setsu, que así era como se llamaba el joven, paso delante de la casa de Sakura, y vio como el gran árbol blanco se alzaba entre la maleza del jardín de la casa, por lo que decidió entrar y prestar sus servicios como jardinero. Cuando Sakura vio a Setsu, no pudo evitar sentir como su mirada se clavaba en el fondo de sus ojos y no pudo gesticular mas palabras que “No tengo mucho con lo que pagarte, pero puedo ofrecerte comida aparte de un pequeño sueldo si es que precisas mucho del trabajo”. Setsu acepto, por lo que a la mañana siguiente, antes de que la niebla pudiera diluirse del aire, el joven muchacho comenzó a trabajar en el jardín. 


Los dos pasaban mucho tiempo juntos, ya que ella también colaboraba en el mantenimiento del jardín. Pasaban largas horas hablando y riendo, compenetraban muy bien, y poco a poco fueron enamorándose el uno del otro hasta que Setsu un día, mientras descansaban bajo del cerezo, aparto de la cara de Sakura un pequeño mechón que tapaba los grandes ojos de la muchacha y le robo un beso.
Sakura quedo ruborizada en un principio, pero no aparto sus labios de los de Setsu, ya que descubrió en aquel mismo instante, que el pequeño hormigueo que sentía en su estomago cada vez que Setsu la rozaba, era amor.



Pasaron la mejor primavera que los dos jamás habían pasado, les encantaba sentarse al sol bajo el cerezo en flor y ver como las mariposas y los pajarillos volaban entre las flores. Sakura amaba a Setsu como nunca antes había amado a nadie, le encantaba la forma en la que el acariciaba su pelo y la forma en que la miraba cada mañana al despertar, era tremendamente feliz.
Una tarde, vieron como un caballo paraba en el patio de su casa, y como un hombre alto y robusto se acercaba a ellos, Makoto había regresado de la guerra.




Makoto al descubrir la traición de su mujer, decidió acabar allí mismo con la vida de ambos, a los pies de el cerezo que un día había regalado a su amada esposa. Fue tanta la rabia con la que Makoto usó su espada, que se creo un gran río rojo que tardo horas en desaparecer bajo la tierra.

Llego el Otoño, el gran cerezo empezó a perder sus flores y con la llegada del gélido invierno, las tristes ramas de aquel pelado árbol quedaron heladas. Un buen día, Makoto decidió que al comenzar la primavera, antes de que floreciera el árbol, lo talaría, pues cada vez que lo miraba, le recordaba a Sakura, y lo que era aun mas doloroso, a Sakura en los brazos de Setsu.


Al primer día de primavera, cuando la tenue luz del sol se filtró entre las nubes y bañó sus delicados pétalos, el árbol emitió un resplandor entre rosáceo y blanquecino. Makoto se acerco asombrado a los pies del inmenso árbol, pues las pequeñas flores que habían brotado del las ramas del árbol a diferencia de las demás primaveras, estas eran rosas. Makoto quedo prendado del color de estas de tal modo que decidió no talar el árbol y mantenerlo en su jardín.
Cuenta la leyenda, que a partir de que el amor de Sakura y Setsu fuera culminado frente al majestuoso cerezo, este que había vivido el romance a sus pies, absorbió tristemente el amor de estos mediante sus raíces y comenzó a tornar sus flores rosas para mantener vivo su espíritu y que Sakura y Setsu vivieran eternamente su amor.


“Dado que las flores del cerezo caen tras una breve floración, se han convertido sin duda en el icono de la belleza efímera de la vida" y yo añadiría también icono de la belleza silenciosa.
Ya se sabe : “cuanto mas vacía está la carreta, mayor es el ruido que hace”.



La mayoria de las fotos son del festival de Sakura que se celebra todos los años en el Parque del Castillo de Takato.
Saludos cordiales
Beti Andrés
 

diciembre 09, 2014

M. Bonsai Alcobendas; simply THE BEST



Hola

Ya hemos regresado. Un fin de semana como el de muchos aficionados al bonsai. Viaje a Alcobendas, exposición, concurso, museo, demos , talleres visitas a algunos proveedores….
No quiero repetirme. Podéis ver fotos y videos a saco en cantidad de blogs y en cantidad de muros de aficionados y profesionales en Facebook. Yo he utilizado una especie de presentación diabólica. Que quede algo a la imaginación.




Todo lo que diga es repetir lo que hasta ahora se ha escrito. Unas jornadas maravillosas, unos árboles exquisitos, unos amigos y conocidos estupendos, un frío del carajo y la comida solamente presentable.
Cuando llevas metida dos horas en la Expo viendo bonsáis y escuchando y comentando árboles ajenos acabas cansada y sobre todo sudada. El calor era insoportable. Yo lo pase mal pero me imagino que los árboles andarían peor.





Podría poner unas 20 o 30 fotos hechas con referentes del bonsai, algunos amigos y otros solamente conocidos. Selfies y demás pero en todas saco, el mismo careto de chica de cierta edad, sobre alimentada, la kokotxa asoma por todas partes, no la tapa ni el foulard mas amplio del mercado.
Me gusta poco coleccionar trofeos del tipo foto con tal o foto con cual.. Creo que únicamente he publicado una foto que me hice con Taiga al que considero un buen amigo. Por cierto, el Taiga en su línea; majo , majo.  Atesoro en mi book privado algunas fotos que dañarían gravemente la reputación de algunos jeje, No por nada malo sino por el aspecto infame que presentamos.






Paso al meollo. Los árboles buenos, muy buenos. Los premios justos. Este año se han colocado a la vista de todos, las puntuaciones de los jueces para evitar polémicas de años anteriores. Una buena idea. No la considero necesaria ya que no cuestiono las decisiones de maestros y profesionales contrastados. Ha habido varias categorías también para evitar comparaciones odiosas entre diversos tamaños. Como la polémica se ha acabado por esa parte , ahora toca marear la perdiz con el tema árboles autóctonos y árboles japoneses. Si es conveniente que participen en la misma categoría. Mas de lo mismo. Ya se sabe. Nunca llueve a gusto de todos.






También ha habido conversaciones a un mas alto nivel. Cosas que gustan y cosas que no gustan tanto pero ese es tema para otros foros.

En el plano particular contare que hemos ido 8 personas juntas, alumnos en su mayoría. Además pude ver a mas de 10 alumnos que habían ido por su cuenta así que yo orgullosa del equipo que tengo alrededor. Da alegría como cada vez mas clientes y amigos de Bonsai Center Sopelana visitan los grandes eventos de Bonsai.





Como hecho excepcional abrimos un chat de whassap para alumnos de la escuela donde colgábamos a cada momento fotos y detalles como sistema de aprendizaje para todos los que no pudieron asistir.
Viajar en grupo tiene sus ventajas como son economizar, risas y diversión y sus inconvenientes. Horario al que tenemos que adaptarnos, manías de cada uno… Tenemos una firma en el grupo al que llamamos cariñosamente Pissman, no hay nada mas que añadir.  A su lado y como fiel escudero Robin contemporizando.






La experiencia ha sido positiva.  Ya hemos decidido repetir pero esta claro que dentro de dos años vamos en un minibus de 40 personas porque lo llenamos seguro.
Solamente añadir un saludo especial para todas aquellas personas que se han acercado cariñosamente a hablar conmigo de bonsai. Tanto las de arriba como las de a pie. Todos ellos saben quienes son.





Saludos cordiales
Beti Andrés


diciembre 02, 2014

Neagari. El poder de la naturaleza



Hola

Hoy toca hablar del estilo neagari o de raíces expuestas al aire libre. Es un estilo propio de árboles que habitan en zonas de ladera y que se ven sometidos  al aire y a la erosión de los elementos. El viento, la nieve, la escorrentía hacen que poco a poco las raíces se queden destapadas y acaban formando parte de la estructura exterior del árbol.
El árbol queda suspendido de un amasijo de raíces  a través de las cuales pasa la luz, simulando un árbol con tronco de múltiples agujeros.







En realidad la parte aérea del árbol correspondiente a tronco y ramas es muy pequeña, mas o menos 1/3 de la longitud total mientras que los 2/3 restantes de zona  aérea corresponden a las raíces expuestas. Se considera adecuado que: entre la mitad y los dos tercios de la altura corresponda a las raíces.
Esto hace que los ejemplares que se diseñan en este estilo tengan las ramas muy poderosas y próximas unas a otras ya que el tachiagari es muy corto para poderlas disponer.



Es el caso del árbol que nos ocupa. Mediante cajas con tablas desmontables o en tubos de pvc largos se consiguen raíces largas que luego se van dejando al aire hasta que cojan consistencia. La textura adecuada se consigue al dejar las raíces al aire. A una cierta altura, cuando el ejemplar tiene el tamaño de tronco deseado se hace un corte recto y las ramas comienzan a crecer en todas direcciones.
Es un estilo típico de pinos negros y de ficus, algunas variedades de azaleas, arce Burguer... En el caso del pinus tumbergii se mantienen gran cantidad de ramas ya que es una especie que crece muy compacta y en volumen.




Las raíces de nuestro árbol son sólidas, gruesas, bien establecidas. En su día el trabajo fue francamente bueno. Hacer desaparecer el nebari y sustituirlo por raíces longitudinales pero retorcidas, sin que se crucen unas con otras, dando sensación de solidez y orden resulta difícil.
El árbol seria magistral si las ramas partieran directamente de donde acaban las raíces aéreas. Sacrificar el tronco del árbol me parece un riesgo difícil de afrontar así que mantendré ese 1/3 de tronco para buscar espacios vacíos entre las ramas.




Mi objetivo es abrir las ramas para que entre la luz, colocar todas ellas con cierta cadencia. La mas baja y gruesa de la izquierda es candidata a desaparecer y la parte superior tiene algún defecto grave de exceso de grosor y falta de follaje. A medida que aumente el verde disminuiré el numero de ramas. Resulta raro un árbol demasiado compacto suspendido de unas raíces aéreas.




El estilo neagari se combina con otros estilos, habitualmente cascadas y semicascadas. En nuestro caso un erecto informal en cuanto al estilo de tronco. Periódicamente vamos eliminando parte de la superficie del sustrato para mostrar mas cantidad de raíces y que estas adopten los tonos y texturas del resto.











Saludos cordiales
Beti Andrés