Ir al contenido principal

Arrebato de Bonsai




Hoy no toca técnica de bonsai, tampoco teoría del bonsai, ni historia. Hoy me gustaría comentar algo más espiritual. No se trata de doblar un tronco sino de domar una pasión.
Todo tiene su porque. Algunos clientes, cuando visitan Bonsai Center Sopelana me dicen. ¡¡ que lujo trabajar aquí ¡¡, trabajar en lo que te gusta, que maravilla, que bonito. ¡Esto no es trabajo es un arte¡ etc.…



La pasión por el bonsai fluctúa. Unas veces sube aceleradamente. (¿ quien no ha sentido un subidón al ver árboles maravillosos, perfectamente expuestos?) , otras tiene temporadas de decaimiento ( se me ha muerto, no hago carrera, menuda especie delicada..), otras veces se te pega alrededor del cuerpo y no eres capaz de separarte. Te sientes ávido de bonsai. A veces la pasión crece y estalla. No puedes parar. Otras veces desearías mandar todo a la porra e irte de vacaciones sin preocuparte del riego.



Cuando pasan los años, tengo amigos, grandes aficionados en otro tiempo que en ese momento de su otoño permanecen indiferentes ante algo que antes les parecía soberbio.
La pasión va y viene, a veces se queda y a veces no. Se mueve, se desliza, va y no vuelve, patina y se escurre y y y  … y que se yo.



Hay gente incansable e inasequible al desaliento. De todo hay en la viña del Señor. A mi me gusta el café un par de veces al día. Un tercero me da acidez. Me encanta la paella pero, a diario y en las tres comidas, no dudo que acabaría aborreciéndola. Por supuesto ya no hablo de mis allegados. Como les repita la comida no vuelven jeje.
Yo me veo como alguien con interés en muchas cosas. Los viajes, la fotografía, la lectura, el cine, la comida, los amigos.. y por supuesto el bonsai.



Yo no quiero que me ocurra lo que al fundador del grupo Swatch. El decía;

“Yo no trabajo... me divierto durante 8 a 14 horas cada día”.
 
¡¡ Que sinsabor¡¡. Una cosa es que te guste tu trabajo y otra muy diferente  no considerarlo trabajo. Además, hay un montón de actividades en el vivero  que no resultan placenteras. Hay que hacer cuentas, limpiar, pasar frio, mantenimientos de las infraestructuras…joer que pereza me dan.
 

 
Yo quiero tener y tengo pasión por el bonsai. A la fecha, despierta en mi una emoción tan intensa que me inocula a saco, píldoras de satisfacción.
 

 
Pasión proviene del latín patior y significa sentir y también sufrir. Si la pasión por el bonsai se convierte en una dedicación exclusiva, en una inclinación desmesurada hacia algo , acaba ocupando la mayoría de tu espíritu.
Deja algo de ti para todo lo demás.
 

 
Saludos cordiales
Beti Andrés


Entradas populares de este blog

Penjing on a fungus

Hola

Hoy se me ha ocurrido hacer un penjing con unas serissas pequeñitas y unas setas tamaño familiar. Estos hongos inmensos parasitan hayas, robles... en zonas humedas. Si ellos pueden vivir sobre un árbol, esta vez les toca ser los parasitados.



Después de aplicarles un polímero para evitar la perdida de agua y el consiguiente deterioro, hemos fumigado a conciencia con un triple acción. A continuación he decidido dar la vuelta a los hongos y usarlos a modo de plataformas para hacer la plantación. 4 hongos unidos entre si con largos clavos y algún que otro alambre. Me encantan las vetas de colores que forman los bordes exteriores. Parecen cantos rodados con líneas de crecimiento. Incluso he utilizado una pequeña piedra como ápice que simula ser otra seta.


Abusar del musgo no es problema, crece libremente en las zonas más sombrías de mi bancal. Lo que me gusta de este conjunto es que todo es orgánico. Los árboles y,también el soporte donde estas ubicados. El problema es que el trabajo tendrá …

Abonado de Bonsai al límite.