Ir al contenido principal

Bonsai; me miro en este espejo


Primeros de marzo. Mucha labor por hacer. Comenzar a quitar alambres. Loa árboles brotan y enseguida comienzan a engordar. Si una se descuida, se empezara a marcar así que hay que cortar las vueltas de alambre donde se hace mas presión aunque , el resto pueda permanecer en las ramas.
También es época de transplantes a destajo. Árboles grandes y pequeños, propios y ajenos guardan su turno para ser acicalados.
Esta pasada semana me toco transplantar un viejo conocido. Un arce burgueriano enorme que llego a mis manos desde Japón hace 20 años. Un árbol de 75 cm de altura y un grosor de nebari como mi muslo.



Hace 20 años valía una pasta. La apariencia era la de un tocho con mucho futuro, poco ramificado y bastante caro. En aquellos tiempos yo había terminado mi relación profesional con Bonsai Asua y había inaugurado Bonsai Center Sopelana. Abrí en la peor época. Era Junio, no se vendía un bonsai ya que la gente se iba de vacaciones así que yo comencé a subsistir con las guarderías.
El caso es que llego Agosto, un calor de agarrate y yo estresada perdida y agotada por todo el trabajo de montar un negocio. Mi madre, muy sabia ella me dijo. Hija vete un par de días y me quedo yo en el negocio. Riego, atiendo si viene algún despistado etc.….




Yo no tenia una lata. La pasta justo me dio para ir dos días a Sevilla en plena calor. Casi muero allí oye. Recuerdo la visita a la fábrica de azulejos de la Cartuja. Las tres de la tarde, el sol de plano y yo pegada a la pared en un hilillo de sombra. Dos o tres hierbajos se mantenían en aquella sombra con un halito de vida y yo con ellos.


El caso es , que vuelvo a a casa. Mi madre me da el alegrón del mes. Había venido un cliente y después amigo y le había comprado ese pedazo de árbol. Un arce de tres puntas. Enorme y enormemente hueco por el interior.
Ya sabéis esos arces que se construyen como un croquembouche. Esquejes y esquejes que se sueldan alrededor de una madera y una vez soldados y formado el tronco se elimina el tocón de madera del interior quedando un agujero.



Han pasado los años y mi cliente ha conseguido que las ramas estén mas densas y compactas. Es un trabajo de años. En una actuación anterior se elimino el pegote que rellenaba todo el agujero. El problema es que se introducía dentro mas de un litro de agua y podía producir una pudrición así que esta vez le hemos metido un plástico a presión y procederemos a tapar con pasta de bote, que es mas gruesa y rígida. También se podría utilizar cualquier polímetro apto para la madera y soluble en agua que se endurezca, pero que nos se dilate.
Si dilata y aumenta de volumen puede destrozar el árbol.



Cortamos raíces, preparamos la maceta, podamos las puntas mas gruesas de las ramas sobre todo superiores, preparamos un sustrato a base de akadama y un poco de pomice y al lío.
Una tarde de trabajo y aquí esta. Pletórico y con ganas de dar guerra.



Por ultimo, no quiero despedirme sin antes  dar las gracias a toda la audiencia que lee este blog. El contador de visitas ha superado los 400.000.  Este es un blog donde no se puede interactuar haciendo comentarios, donde no se linkea hacia otros blogs, donde no te puedes hacer seguidor…y sin embargo y a pesar de lo anterior  tiene un numero elevadísimo de lectores fieles como lo demuestra el contador de visitas. Gracias a todos vosotros. Entiendo que lo que escribo, resulta en algunos casos de vuestro interés.




Siempre podéis poneros en contacto conmigo  y dar vuestra opinión. Mi mail esta en la columna de la derecha y mi nombre al final del articulo.
Saludos cordiales
Beti Andrés