Ir al contenido principal

Bonsai, de vuelta a la mina


 

Martes de vuelta a la realidad. Hace un frío que pela por las mañanas. Los árboles comienzan a brotar tímidamente. Veo alguna puntita en membrilleros y manzanos. Los arces ni fu ni fa. Los alerces comienzan a desplegarse con unos tonos fantásticos .
Empiezo con mi etapa final de transplantes. Las hayas . Tengo varias pendientes, metidas en fibra de coco que necesitan un sustrato mas drenante ya que acumulan mucho agua.


Las hierbas y el seto de la entrada están salvajes así que dedicare otro día a esa labor. Tengo que enviar unos encargos así que toca empaquetar. Además los olivos se están moviendo, uff quita chupones, elige ramas y alambra las definitivas antes que se endurezcan.
Me toca preparar material para los talleres de Pamplona, finalizar el cartel del taller de Comida japonesa de Mayo.



Madre mía , me va a dar un jamacuco.

Olvidemos lo terrenal y subamos a otro plano. Ya no permanezco indiferente.



Queridos míos,  cuando nos comprometemos a realizar, elaborar etc.. un cometido , adquirimos una serie de responsabilidades. 
Depositamos en aquel grupo toda nuestra confianza pensando que las decisiones a tomar  seguirían  las pautas marcadas y aceptadas .
Cuando faltas a tus compromisos, afecta  y perjudica al conjunto. Un galimatías. Es irónico lo de por el bien común, de la mayoría .



Ja ja ja. Aquí cada uno tira para lo suyo. No me vendas el bien común porfis , que me da la risa.
No necesitamos únicamente barítonos y tenores. Sin un buen coro, la opera se va al traste. No te digo, si pretendemos así perdurar en el tiempo.


Me gustaría mantener la esperanza de que algún día, “ Todos” logremos caminar en una dirección y con un único objetivo. Fomentar el gusto por el Bonsai.
Por ultimo manifestar mi pesar por el aplazamiento sine die de La Tercera exposición Bonsai Centro Niemeyer.



Disculpad este arranque.
Saludos cordiales

Beti Andrés