Ir al contenido principal

#BetiConsejo: trata el oidio al primer síntoma.




El oídio es una enfermedad fúngica producida por un hongo.

Oidio: Enfermedad en hojas y brotes causada por hongo

Produce una especie de polvillo blanquecino que cubre hojas y brotes de los bonsais débiles situados a la sombra, en suelos encharcados...

Las hojas se retuercen y las yemas y brotes incipientes acaban deformándose.

 


Esta primavera tan húmeda provoca brotaciones muy alargadas y más débiles. El oídio se aposenta en esas hojas más grandes de lo habitual y en los brotes tiernos recién salidos. La falta de aireación típica de zonas sombrías o excesivamente protegidas provoca la aparición del hongo.

Es un hongo externo con lo cual se puede aplicar al bonsái fungicidas de contacto  que lo curen cuando ya ha aparecido pero, es complicado de erradicar. A veces si el verano es muy cálido acaba desapareciendo el problema. 




Hay bonsáis muy sensibles a este hongo; robles, acebos, olivos, sageretias...

Las hojas y brotes afectados deben cortarse ya que no se curaran.



Fungicida sistemico azufrado



#BetiConsejo: En caso de plaga de oidio, coloca el bonsái en una zona más ventilada, al sol y trátalo con un fungicida sistémico a base de azufre. Separa tus bonsáis dándoles un espacio de confort, que no estén apretados.

Existe otro remedio más de andar por casa que también funciona. Infusión de ajos aunque yo he probado a poner un par de dientes de ajos sobre el sustrato y también funciona, no solamente para hongos sino para otros tipos de plagas.

Está visto que los ajos repelen todo, no solo a los vampiros y a los amantes.






Saludos cordiales desde Bilbao
Beti Andrés

Entradas populares de este blog

Penjing on a fungus

Hola

Hoy se me ha ocurrido hacer un penjing con unas serissas pequeñitas y unas setas tamaño familiar. Estos hongos inmensos parasitan hayas, robles... en zonas humedas. Si ellos pueden vivir sobre un árbol, esta vez les toca ser los parasitados.



Después de aplicarles un polímero para evitar la perdida de agua y el consiguiente deterioro, hemos fumigado a conciencia con un triple acción. A continuación he decidido dar la vuelta a los hongos y usarlos a modo de plataformas para hacer la plantación. 4 hongos unidos entre si con largos clavos y algún que otro alambre. Me encantan las vetas de colores que forman los bordes exteriores. Parecen cantos rodados con líneas de crecimiento. Incluso he utilizado una pequeña piedra como ápice que simula ser otra seta.


Abusar del musgo no es problema, crece libremente en las zonas más sombrías de mi bancal. Lo que me gusta de este conjunto es que todo es orgánico. Los árboles y,también el soporte donde estas ubicados. El problema es que el trabajo tendrá …

Abonado de Bonsai al límite.