Ir al contenido principal

Bonsai y Etiqueta



Vacaciones, verano, otros lugares. Muchos, aprovechamos para visitar las colecciones de otros aficionados al bonsái. También vamos a centros de bonsái que nos pillan cerca del lugar de vacaciones. Otros tienen la suerte de visitar Japón e ir de viveros.




Cuando vemos un bonsái de otro aficionado solemos tender a opinar sobre los puntos débiles del bonsái y nunca aplaudimos los puntos fuertes del ejemplar.

La ansiedad por ver, aprender y empaparnos de todo hace que a veces entremos en las exposiciones, tiendas, concursos, asociaciones, como un elefante en una cacharrería. Lo tocamos todo,  preguntamos, ni nos molestamos en solicitar permiso para hacer fotos.

En pocas palabras agobiamos al bonsái y al anfitrión.





Hace unas semanas vi una fotografía en el Facebook que Mario había compartido. Era  un compendio muy juicioso acerca de lo que en Japón se considera de mal gusto.

Más o menos venía a contar lo siguiente.






En Japón, si te invitan a visitar una colección de bonsái se considera de muy mala educación, incluso se considera tener muy malos modales…


  • Criticar la colección o cada bonsái. Si no te gusta, tampoco lo digas
  • Tocar cada bonsái (los japoneses incluso ven los bonsáis con las manos cruzadas atrás).
  • Quitar o eliminar algo, aunque sea una hierba (puede ser el medidor de agua del propietario y eso es importante para él; le debe gustar que este allí)
  • Preguntar por el precio pagado por una maceta o una planta
  • Marcharte sin dar las gracias por haberte permitido visitar la colección.

Intentemos mantener estos principios en la mente cuando visitemos una colección, una exposición, una demo de bonsái, una visita a un colega...




Saludos cordiales desde Bilbao
Beti Andrés

Entradas populares de este blog

Penjing on a fungus

Hola

Hoy se me ha ocurrido hacer un penjing con unas serissas pequeñitas y unas setas tamaño familiar. Estos hongos inmensos parasitan hayas, robles... en zonas humedas. Si ellos pueden vivir sobre un árbol, esta vez les toca ser los parasitados.



Después de aplicarles un polímero para evitar la perdida de agua y el consiguiente deterioro, hemos fumigado a conciencia con un triple acción. A continuación he decidido dar la vuelta a los hongos y usarlos a modo de plataformas para hacer la plantación. 4 hongos unidos entre si con largos clavos y algún que otro alambre. Me encantan las vetas de colores que forman los bordes exteriores. Parecen cantos rodados con líneas de crecimiento. Incluso he utilizado una pequeña piedra como ápice que simula ser otra seta.


Abusar del musgo no es problema, crece libremente en las zonas más sombrías de mi bancal. Lo que me gusta de este conjunto es que todo es orgánico. Los árboles y,también el soporte donde estas ubicados. El problema es que el trabajo tendrá …

Abonado de Bonsai al límite.