Ir al contenido principal

Conspiración Bonsai.



Una historia de Bonsái


 


La novela de Ramiro Pinto trata de un grupo de chavales que leen revistas y libros de ocultismo, con inquietudes ecologistas y que empiezan a observar que hay intereses de Poder que están por encima de todo.


 A uno se le ocurre hacer ellos una conspiración para estudiar científicamente cómo funcionan las conspiraciones y demostrarse a sí mismos que si ellos conocen cómo funcionan podrán encontrar directamente las otras. Pero debían de hacerlo con cuidado no fuese que funcionase. Iban a controlarlo para que no hubiese problemas.



Se ponen manos a la obra y crean dos grupos. Sobre cómo llegan a su elección forma parte de la trama de la novela que es largo de explicar. Por un lado crean el grupo ALBO (Asociación para la Liberación del Bonsái) que está en contra de que se empequeñezcan a los árboles. Por otro La Sociedad Arcana del Bonsái, que considera que convertir a los árboles en bonsáis es un hecho espiritual de gran magnitud porque logra, si se hace con una preparación interior, que el alma de los vegetales evolucione en su cadena de la reencarnación y pueda acelerar la adquisición de sentimiento y de conciencia.

A medio hacer la trama de la novela al autor se le ocurrió una idea, ¿por qué no hacer  lo que hacen los personajes y experimentar con lo que ocurra?, por curiosidad, para ver qué pasa.


Puse, dice Ramiro Pinto, un anuncio en la revista “Integral” de ALBO y en la revista “Más allá” de la Sociedad Arcana del Bonsái. La primera con un apartado de correo y la segunda una dirección real. Fue una época donde no se usaba internet de manera cotidiana como hoy y yo estaba muy lejos de este mundo virtual.

Puedes seguir leyendo el relato completo de esta conspiración a caballo entre lo real y lo ficticio en:  CONSPIRACION BONSAI




Saludos cordiales desde Bilbao
Beti  Andrés




Entradas populares de este blog

Penjing on a fungus

Hola

Hoy se me ha ocurrido hacer un penjing con unas serissas pequeñitas y unas setas tamaño familiar. Estos hongos inmensos parasitan hayas, robles... en zonas humedas. Si ellos pueden vivir sobre un árbol, esta vez les toca ser los parasitados.



Después de aplicarles un polímero para evitar la perdida de agua y el consiguiente deterioro, hemos fumigado a conciencia con un triple acción. A continuación he decidido dar la vuelta a los hongos y usarlos a modo de plataformas para hacer la plantación. 4 hongos unidos entre si con largos clavos y algún que otro alambre. Me encantan las vetas de colores que forman los bordes exteriores. Parecen cantos rodados con líneas de crecimiento. Incluso he utilizado una pequeña piedra como ápice que simula ser otra seta.


Abusar del musgo no es problema, crece libremente en las zonas más sombrías de mi bancal. Lo que me gusta de este conjunto es que todo es orgánico. Los árboles y,también el soporte donde estas ubicados. El problema es que el trabajo tendrá …

Abonado de Bonsai al límite.