Ir al contenido principal

Abonado de Bonsai al límite.



Tocan trabajos ingratos en el jardín de bonsáis. 
Abonado extremo, Mekaki, limpieza de agujas..

Pino silvestre preparado para la accion

Finales de Verano y un calor inaudito. Hemos comenzado a abonar los arboles con abono de otoño en pellets, es decir abono orgánico totalmente fermentado para que no se haga moho en la superficie del sustrato. El abono tarda unos días en ser asimilado por los bonsáis pero en esta situación al hacer tanto calor se quedan petrificados en el sustrato sin posibilidad de deshacerse en condiciones.

Pini negro corticosa con su capa superficial limpia, saneada y abonada.


Esta semana próxima se preveen muchas lluvias así que he decidido actuar drásticamente. Los arboles grandes se trasplantan menos  con lo que el sustrato esta más compacto y multitud de raíces finas se forman justo debajo de la superficie del sustrato.
He procedido a eliminar la primera capa superficial de sustrato, recortando las raicillas de esa zona. Posteriormente he añadido una capa generosa de pellets y he tapado con una capa de medio centímetro de grosor de  akadama y pomice.



Con la lluvia que presagia el meteosat y las temperaturas más suaves que hasta ahora espero, que el abono, se deshaga como dios manda y penetre hasta las capas más profundas de la maceta con lo que el otoño supondrá un chute para mis bonsáis. Las yemas serán más grandes, el otoño de las hojas mejor, el endurecimiento de los tejidos también mejorara y los bonsáis tendrán una mini primavera.

Al utilizar esta solución también limpio toda la capa superior de malas hierbas, residuos antiguos de abono o acúmulos de sales indeseables.
Ya os contare como responden los bonsáis...

4 brotes terminales. A dejar dos como mucho.

Paralelamente a este trabajo estamos realizando trabajos de pinzado y limpieza en nuestros pinos.

Otra de las famosas emes en bonsái. Metsumi, Mekiri y ahora toca MEKAKI.

 


MEKAKI: selección de brotes.
Si el bonsái tiene brotes nuevos interiores y exteriores seleccionaremos los brotes que han salido en los extremos (los terminales) dejando como mucho dos (en dos direcciones distintas) y eliminando el resto.

Si queremos equilibrar el vigor del bonsái dejaremos los brotes débiles en las ramas fuertes y los brotes fuertes en las ramas débiles...
Si lo que queremos es densificar las ramas y que estas tengan más brotes interiores eliminaremos siempre los brotes más fuertes.


Este proceso se complementa con otra técnica llamada:

HAGARI: Corte en el caso de los pinos de las agujas. Se cortan las acículas viejas dejando la vaina lo que ayudara a la formación de nuevos brotes axilares ya que favorecemos la entrada de luz en el interior de la copa. La distancia entre las yemas también se acorta.
Para realizar estas dos técnicas lo mejor es usar una pinza y una tijera pinzadora..


Saludos cordiales desde Bilbao
Beti Andrés