Ir al contenido principal

La esencia de un bonsai.



El otoño se va haciendo invierno.

 Se nota el frio y los días se acortan. Los bonsáis comienzan a perder las hojas, a pararse y a prepararse para los días más fríos.



Al perder las hojas podemos ver al bonsái en esencia.  Su color, su corteza, la forma general del árbol, la disposición de las ramas...
Es momento de hacernos un esquema general, de hacer el bonsái  más sencillo, de reducirlo a lo esencial. 

 Es hora de ver lo superfluo.  Ramas que no son necesarias en el lugar donde están. Es hora de ver, que,  tenemos que reestructurar nuestro diseño porque se ha vuelto demasiado farragoso.

Los bonsáis crecen y pierden el espíritu si no se está encima de ellos periódicamente.

Mira tu bonsái, gira y míralo desde todas sus posiciones. Descubre lo que no es necesario.

No quites lo imperfecto. Es lo que hace que tu bonsái sea único. Quita el exceso de ramas que no dejan ver los pisos de verde, quita el exceso de volumen, las puntas demasiado gruesas...




Tenemos que encontrar un equilibrio de mas grueso a mas fino a medida que ascendemos en el bonsái y a medida que vamos desde el interior hacia afuera.

La poda de invierno

El invierno es el momento para la poda estructural.   Podemos ver en los caducos su preciosa silueta desnuda de hojas.  El bonsái se para, la corteza se endurece y las heridas curan mejor. Aquí es donde damos el primer salto en el diseño de nuestro bonsái. Creamos su esqueleto.


La poda de primavera

Es aquella poda que nos permite dar forma. Refinar las ramas delgadas,  quitar hojas que impiden el paso de la luz. Conseguir un bonsái mas delicado.

   La poda de verano

Normalmente no suele ser necesaria. Se reduce a podar algún brote excesivamente fuerte que crece vertical.


Saludos cordiales desde Bilbao
Beti Andrés

Entradas populares de este blog

Penjing on a fungus

Hola

Hoy se me ha ocurrido hacer un penjing con unas serissas pequeñitas y unas setas tamaño familiar. Estos hongos inmensos parasitan hayas, robles... en zonas humedas. Si ellos pueden vivir sobre un árbol, esta vez les toca ser los parasitados.



Después de aplicarles un polímero para evitar la perdida de agua y el consiguiente deterioro, hemos fumigado a conciencia con un triple acción. A continuación he decidido dar la vuelta a los hongos y usarlos a modo de plataformas para hacer la plantación. 4 hongos unidos entre si con largos clavos y algún que otro alambre. Me encantan las vetas de colores que forman los bordes exteriores. Parecen cantos rodados con líneas de crecimiento. Incluso he utilizado una pequeña piedra como ápice que simula ser otra seta.


Abusar del musgo no es problema, crece libremente en las zonas más sombrías de mi bancal. Lo que me gusta de este conjunto es que todo es orgánico. Los árboles y,también el soporte donde estas ubicados. El problema es que el trabajo tendrá …

Abonado de Bonsai al límite.