F Diseño y cuidado de Bonsais en Bilbao. Tienda Bonsai Center Sopelana. : De como birlar un bonsai.

marzo 10, 2017

De como birlar un bonsai.



Una historia verdadera

Ante ayer fue 8 de marzo, el día de la mujer trabajadora. A mí me tocó trabajar. A lo largo de más de 20 años en este negocio me ha visitado todo tipo de personas.


El 99,99 % son clientes, curiosos, personas que buscan un regalo, paseantes en general gente maja, amable, educada y buena.
Ayer, casualidad me topé con el 0,01% restante. Es decir con una individua indeseable.
De como birlar un bonsai
La víctima : acer palmatum deshojo



Una amable señora que me hizo un montón de preguntas relacionadas con los arces. Después de contestar amablemente a sus cuestiones pasé a atender a otro cliente que pacientemente esperaba con su bonsái de ficus en las manos.

De repente no sé si el sexto sentido. Si, ese que te permite detectar elementos dañinos y tóxicos cerca de tu perímetro de seguridad. El caso es que levante la vista y vi a la señora más cerca de los 60 que de los 50 subir las escaleras para incorporarse al parking. Uyss de un simple vistazo descubrí un tono rojo muy sospechoso en la bolsa blanca que portaba en la mano.


 


Me acerque a la escalera y le dije amablemente, muy amablemente dadas  las circunstancias ( el cuerpo me pedía otra cosa). “Señora, baje por favor que usted y yo tenemos que hablar con la policía”.
La sinvergüenza bajo al minuto uno. Me monto en dos segundos un berrinche, llorando, pataleando que si me mareo y me desmayo, que si es la primera vez, que si tengo depresión, que mi marido te lo paga que está arriba esperando, que si no se lo digas a mi marido que me mata.

En fin. Yo fríamente, cobré el importe del bonsái, 85 euros del ala, con la tarjeta que la señora me sacó para pagar, envuelta en un mar de lágrimas de cocodrilo.
Ya te he pagado, no llames a la policía, no se lo cuentes a mi marido”.
¿Cómo se cuida el bonsái?

En ese momento me salió el corazón de pollo que tengo y me dio lastima. Así que le dije.
Usted debe tener algún problema grave además de cuentitis y una cara más grande que su espalda, para venir y robar en un establecimiento lleno de cámaras de seguridad, sensores, y demás”.
No voy a llamar a la policía, no voy a contárselo a su marido “pero suba las escaleras y no vuelva jamás por aquí".

Esta es una historia verdadera, sucedió el miércoles por la tarde. Todavía no doy crédito. En más de dos décadas es la segunda vez que me ocurre y siempre me pasa lo mismo.

Me quedo atónita.
Feliz fin de semana. Nosotros estamos de taller con Manuel Germade

De como birlar un bonsai

Saludos cordiales desde Bilbao
Beti Andrés