Ir al contenido principal

#BetiConsejo: Si amas el bonsái, tu opción no es un “ficus ginseng”.



Una semana más en la que me llegan varios ejemplares de  “Ficus ginseng” hechos un adefesio. 

Otra planta más con “aires” de Bonsái.

 

En todos los casos los mismos comentarios.

 

 


  • No se trata de un verdadero bonsái. En realidad se trata de un ficus retusa en la mayoría de los casos al que mediante cintas se les estrangulan las raíces para que tomen ese aspecto hinchado como las raíces del ginseng ( ginseng significa vida en chino).

  • La parte superior suele consistir en ramillas injertadas de ficus con hojas más pequeñas y redondeadas.
  • Una extravagancia metida en un tiesto esmaltado en su interior y muchas veces sin agujeros de drenaje que sobrevive malamente en la vivienda.
  • El sustrato suele ser una mezcla paupérrima de turba y arena, incluso papeles de periódico con símbolos chinos, su lugar de procedencia.


  • El ficus ginseng comienza a perder las hojas de las ramas injertadas. La mayoría de las veces por un riego deficiente. Las hojas toman coloraciones amarillas y se caen al tocarlas, síntoma de podredumbre de raíces (tened en cuenta que al estar estranguladas con rafia de plástico acaban muriendo ya que los nutrientes son incapaces de atravesar esas zonas) o de hongos...
  • Si se pone un poco de atención se recupera y empieza a tirar ramas largas con hojas propias del ficus retusa (del patrón del injerto).
  • Acabamos teniendo una planta en una maceta profunda con dos tipos de hojas.

#BetiConsejo: Si amas el bonsái, tu opción no es un “ficus ginseng”.


Si de acuerdo: es barato pero… NADA MÁS
En el momento que comienzas poniendo una maceta adecuada, un sustrato idóneo, arreglas esas pobres raíces engrosadas artificialmente…, desembolsas una pasta gansa muchas veces superior al valor del “Bonsái”.

Si eres un manitas y te resistes a dejarlo por imposible comenzarás:

  • Haciendo un acodo y eliminando esas anti estéticas raíces.
  • Luz: Sitúalos en un espacio muy luminoso, pero fuera del sol directo y de las corrientes de aire.
  • Humedad ambiental: Procúrales humedad mediante pulverizaciones con agua para compensar la sequedad que provoca la calefacción.
  • Agua: Proporciónales una moderada cantidad de agua, más abundante en verano que en invierno, pero sin dejar que se acumule en la base del tiesto.
  • Abono: Agradecerán que les aportes un fertilizante disuelto en el agua de riego todo el año.
  • Poda: Corta a finales del invierno el verde pero no podes las raíces.
Saludos cordiales desde Bilbao
Beti Andrés
 

Entradas populares de este blog

Penjing on a fungus

Hola

Hoy se me ha ocurrido hacer un penjing con unas serissas pequeñitas y unas setas tamaño familiar. Estos hongos inmensos parasitan hayas, robles... en zonas humedas. Si ellos pueden vivir sobre un árbol, esta vez les toca ser los parasitados.



Después de aplicarles un polímero para evitar la perdida de agua y el consiguiente deterioro, hemos fumigado a conciencia con un triple acción. A continuación he decidido dar la vuelta a los hongos y usarlos a modo de plataformas para hacer la plantación. 4 hongos unidos entre si con largos clavos y algún que otro alambre. Me encantan las vetas de colores que forman los bordes exteriores. Parecen cantos rodados con líneas de crecimiento. Incluso he utilizado una pequeña piedra como ápice que simula ser otra seta.


Abusar del musgo no es problema, crece libremente en las zonas más sombrías de mi bancal. Lo que me gusta de este conjunto es que todo es orgánico. Los árboles y,también el soporte donde estas ubicados. El problema es que el trabajo tendrá …

Abonado de Bonsai al límite.