Ir al contenido principal

Cuestionar las cuestiones.



Sí, tengo que reconocer que soy crítica por naturaleza.

Mi pensamiento no coincide en muchos casos con el de la mayoría.

Cuestionar las cuestiones.

Esto no significa que lleve la contraria por sistema. Con casi 57 años a cuestas, 25 años de autónoma, dos crisis económicas superadas con peor o mejor nota, con una reconversión en la juventud, con parte de mi vida peleando en las cabeceras de las manifas, con mi lucha personal en la universidad, con la interrogación siempre en la espalda por haber nacido donde lo he hecho, es comprensible que no acepte cualquier cosa como verdadera por mucho  que proceda de la autoridad o que se diga veces y veces para que se convierta en verdad.

Cuando leo o escucho algo me hago preguntas. Si la persona está delante es más fácil responderme.
Cuando leo me pregunto:
¿Quién es éste para decir esto o esto otro? ¿Tiene conocimientos o capacidades suficientes para establecer conclusiones?, ¿Es alguien bendecido por su exactitud o por ser fiel a la verdad?
Si lo que leo no se ajusta a la verdad ¿Que intenta lograr el cronista, o el portavoz, o el tertuliano, o el político de turno dando información sesgada o inexacta?
Lo siguiente es por supuesto cuestionar todo lo siguiente.

 Intento tomar mis propias decisiones y conseguir un cierto equilibrio.


Cuestionar las cuestiones.
Ufff que pierdo el hilo. Todo esto me lo he pensado mientras afilaba  y desinfectaba mis tijeras para comenzar con el mekiri en los pinos negros.  Si Mekiri o poda de la brotación verde de este año y por supuesto una técnica para alcanzar el equilibrio entre las partes de un bonsái.

Las puntas que hay que cortar se distinguen  perfectamente ya que la corteza es de diferente color que la madera del año anterior. Además de los rabos y agujas de la punta quitaremos pares de agujas traseras dejando 3 o 4 pares de agujas nada más (intentando que los dos brotes que dejamos en el final de cada rama tengan el mismo tamaño). A la vez eliminaremos las agujas viejas más traseras aprovechando las tijeras. Los restos de agujas se secaran y caerán por si solas. Al realizar este proceso, inducimos al árbol a que forme una segunda brotación más pequeña ya que el tiempo para formarla hasta la llegada del frío es más corto.
No hay fecha exacta para hacer mekiri. Si lo hacemos pronto, brotarán un montón de yemas para septiembre pero si lo hacemos tarde no veremos las yemitas hasta la temporada siguiente.

Cuestionar las cuestiones.

 
“No sólo enseñes a los niños a leer. Enseñales a cuestionar lo que leen. Enséñales a cuestionar todo” – George Carlin

Saludos cordiales desde Bilbao
Beti Andrés


Entradas populares de este blog

Penjing on a fungus

Hola

Hoy se me ha ocurrido hacer un penjing con unas serissas pequeñitas y unas setas tamaño familiar. Estos hongos inmensos parasitan hayas, robles... en zonas humedas. Si ellos pueden vivir sobre un árbol, esta vez les toca ser los parasitados.



Después de aplicarles un polímero para evitar la perdida de agua y el consiguiente deterioro, hemos fumigado a conciencia con un triple acción. A continuación he decidido dar la vuelta a los hongos y usarlos a modo de plataformas para hacer la plantación. 4 hongos unidos entre si con largos clavos y algún que otro alambre. Me encantan las vetas de colores que forman los bordes exteriores. Parecen cantos rodados con líneas de crecimiento. Incluso he utilizado una pequeña piedra como ápice que simula ser otra seta.


Abusar del musgo no es problema, crece libremente en las zonas más sombrías de mi bancal. Lo que me gusta de este conjunto es que todo es orgánico. Los árboles y,también el soporte donde estas ubicados. El problema es que el trabajo tendrá …

Abonado de Bonsai al límite.