Ir al contenido principal

Bonsai contra la pared.




El tema de hoy es recurrente.

Termina el verano y muchos clientes vienen con su pequeño bonsai plagado de bichos. Unas veces de pulgón algodonoso, cochinilla algodonosa, mosca blanca en la mayoría de los casos.

Cuando pregunto si hay plantas enfermas cerca me dicen que no, me dicen también que su entorno es muy sano.





Muchos propietarios de bonsáis tropicales o estacionales tienen sus bonsáis en terrazas o balcones. En verano intentan evitar el sol fuerte de las horas del mediodía y para ello recurren a arrimar los bonsáis a las paredes creyendo que así están menos expuestos al calor y al solazo.


Esto es verdad pero también sucede que debido a la luz las hojas se disponen todas hacia la radiación solar pelando la parte trasera del bonsái más próxima a la pared y pareciendo el bonsai una planta trepadora con todas las hojas en un mismo plano. Si el sol da en la pared conseguimos el efecto contrario a lo que pretendimos quemando la parte del bonsái más cercana a la pared.

Al estar cerca de la pared y ser verano, regamos más. Esa parte está menos aireada o ventilada. La humedad se mantiene durante más tiempo. Calor y humedad es el caldo de cultivo ideal para toda clase de bichos.  Al mover el bonsái vemos las consecuencias.

Coloca tu bonsái en un sitio aireado y no lo pongas pegado a la pared.


Debemos usar insecticidas, acaricidas…adecuados para nuestro caso.

Por cierto, al hilo de este tema. Recordad que la ley de etiquetado de productos fitosanitarios cambio en 2015 pero desde Junio de 2017 no se puede vender nada con las nomenclaturas anteriores.

Os coloco la información de Aepla ( Asociación empresarial para la protección de las plantas).











Un saludo desde Bilbao.