Ir al contenido principal

Ecosistemas de vidrio con Bonsáis



En estas fechas navideñas he quedado atónita al ver en un centro comercial una especie de pseudo ecosistemas en vidrio con alguna planta en el interior e incluso algún ficus lánguido y aburrido.
No hace mucho que se pusieron de moda unas esferas de vidrio llenas de agua y totalmente cerradas con algunos animalillos en su interior (unas pequeñas gambas) que podían mantenerse vivos durante años para asombro del comprador. Modas aparte, y a pesar de que la idea de encapsular un microcosmos autosuficiente se remonta a casi dos siglos, aún nos falta mucho para poder llevar ecosistemas enlatados por el espacio.

 
TEXTO: por Rafa Medina

A principios del siglo XIX, los naturalistas expedicionarios tenían un serio problema a la hora de enviar plantas exóticas vivas a los jardines botánicos europeos. Estos cargamentos eran económicamente valiosísimos (recordemos que por aquel entonces las plantas tropicales eran la principal fuente de innovación agrícola o farmacológica), sin embargo, tenían una tozuda tendencia a morirse durante las travesías transoceánicas. Enviar especímenes secos era importante, pero ningún descubrimiento podía traducirse en un negocio rentable si las plantas no podían trasladarse a otros lugares para su cultivo. Incluso cuando (raramente) las plantas eran cuidadosamente atendidas durante el trayecto en barco, casi siempre sucumbían al aerosol de agua marina al que estaban expuestas sin remedio.

Caja de Ward

Como ocurre tan a menudo, la solución vino con un descubrimiento casual. Nathaniel Ward, un médico inglés, se percató en 1842 de que en un frasco de cristal que estaba usando para criar insectos crecieron algunas plantas. Las plantas permanecieron vivas y saludables durante cuatro años, sin necesidad de ningún cuidado especial, y solo murieron cuando la tapa, ya oxidada, dejó entrar el smog londinense. Aunque resultaba sorprendente, las plantas parecían sobrevivir bastante bien en recipientes de vidrio completamente sellados, sin ningún cuidado más allá de recibir la luz adecuada.

A partir de este feliz accidente, las plantas exóticas empezaron a transportarse en voluminosos compartimentos de vidrio y metal herméticamente cerrados que se llamaron cajas de Ward. Si se tenía la precaución de exponerlas a la luz necesaria durante el trayecto, estas plantas encapsuladas podían aguantar meses de travesía, protegidas del efecto del agua marina. Resulta irónico pensar que lo que mataba a las plantas en los barcos era la insistencia en cuidarlas y atenderlas en unas condiciones imposibles: resultaba mucho más adecuado aislarlas por completo del cuidado humano (y del mortífero salitre).



Las cajas de Ward volvían a abrirse en destino, a menudo manteniendo su valioso contenido intacto y saludable. Así fue como por primera vez Joseph Dalton Hooker llevó plantas británicas a Nueva Zelanda y a su vez trajo de vuelta un cargamento de especies de las antípodas europeas, sentando un precedente que pronto fue imitado por todos.
Incluso antes de que se desarrollara la ecología como ciencia, era obvio que para que una caja de Ward mantuviese vivos a sus habitantes era necesario cierto equilibrio. Por ejemplo, el agua que las plantas perdían por transpiración se condensaba en las paredes de vidrio y goteaba, de forma que las plantas podían recuperarla a través de sus raíces. 



Un microcosmos transparente y autónomo, al menos por cierto tiempo, que nos sirve para plantearnos una pregunta: ¿podríamos «construir» un ecosistema completo autosuficiente y aislarlo en vidrio? ¿Cómo de grande o de pequeño podría ser? ¿Por cuánto tiempo podría mantenerse?
Cualquiera que esté interesado en los acuarios y terrarios y tenga conocimientos de ecología sabe que hasta cierto punto estas instalaciones reproducen fenómenos de los ecosistemas naturales. Pese a todo, siempre acaba siendo necesaria nuestra intervención (alimentando a los animales, haciendo cambios de agua, añadiendo sistemas de filtración alimentados por corriente eléctrica, etc.).

El desafío de conseguir un montaje totalmente autosuficiente, en el que todo el alimento proceda de la fotosíntesis y todos los desechos se reciclen, es una constante para muchos aficionados, aunque nada sencillo de mantener a medio plazo. 
Extraido de; principia.io


Juzguen ustedes viendo las imágenes de estos “ecosistemas“, si consideran viable la supervivencia del bonsai.

Saludos desde Bilbao.

ENTRADAS POPULARES

HOY ES UN GRAN DIA.

La semana ha comenzado muy pero que muy bien. Después de cuatro meses mi madre ha podido salir a la calle un día completo. Falta mucho en este camino pero como ya te expresé;
Estaré aquí, cerca de ti, a tu lado hasta que ésto termine y vuelvas a tener ganas de sonreír, de charlar, de ir a recados, de cuidar a tus nietos y de tomar café con las amigas. Entonces seguiré a tu lado y me ocuparé de que sonrías, de que disfrutes del sol, de tu casa en el pueblo, delas compras, de los viajes con el inserso, del caldo rico y de los bailes.
Gracias a todos, amigos, colegas, compañeros, alumnos, clientes y familia por vuestros ánimos y por vuestra compañía. Aun estando lejos os siento muy próximos.
Ama está ahora en la sección de chapa y pintura, mejorando cada día y el jardín también se merecía una celebración por las buenas noticias.

GERMADE BONSAI SCHOOL-BONSAI CENTER SOPELANA

Podemos anunciaros que la Germade Bonsai School-Bonsai Center Sopelana es ya una realidad. El ultimo fin de semana de Junio y primero de Julio daremos el pistoletazo de salida con el primer grupo de alumnos. Tres grupos completados y un cuarto en puertas. Durante 5 años tendremos la oportunidad de contar con un maestro como Manuel Germade que nos atienda, asesore, enseñe y sobre todo que haga un seguimiento de lo que semanalmente hacemos en las clases que impartimos en Bonsai Center Sopelana Para los que no conocen el proyecto, copio y pego a continuación la presentación de la escuela que se hizo hace menos de un mes.

RAMAS DE SACRIFICIO, CHUPONES, TIRA SAVIAS, MATERIAL PARA EL VERDUGO.

JO CON EL DESPERTAR DE LA PRIMAVERA.

Que sí, que hoy comenzamos la primavera.  Pues la vedad es que se ha lucido.Ha entrado sin pena ni gloria. Últimamente pasan cosas muy raras con la primavera. La primera de todas es que parece invierno.
Ayer volvía de visitar a mi madre y nevaba como si no hubiera un mañana.
Esto no es primavera. Se acabó la ropa de entretiempo. Nuestros bonsáis en vez de vivir en una zona con cuatro estaciones se están convirtiendo en bonsáis de únicamente dos estaciones.